Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Un sábado de reflexión

18/12/2015 13:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La insatisfacción popular y la decisión de la mayoría en poner punto final al bipartidismo, hace que la llamada a las urnas sea totalmente distinta a otros comicios. Un vaivén que viene a acentuar el carácter absurdo de la jornada de reflexión

 

Aunque para un día como hoy la ley electoral de 1985 establece que no se puede hacer propaganda política ni pedir el voto a partir de las 00.00 horas del día anterior a la votación, no es menos cierto que el sobrentendido de esta disciplina legal es en se misma un completo despropósito. Lo es, porque tras el mas que  aparente  mutismo político y mediático de la jornada de reflexión, el verdadero sujeto de  ponderación tiene conexión con los programas electorales de las fuerzas políticas concurrentes, cuyo contenido en la gran mayoría de los casos son referentes de insolvencia, es decir, papel mojado que no sirve absolutamente para nada, pues al no existir regulación de condición vinculante, cualquiera formación puede prometer lo que se le antoje porque los candidatos saben de antemano que con su incumplimiento  no incurren en infracción legal,  como tampoco, contraen responsabilidad de tipo alguno, siendo buena muestra de tal apreciación el fraude histórico - electoral  del bipartidismo,

De ahí que preservar  la víspera electoral a reflexionar sobre la  entelequia publicitaria que de forma reincidente es utilizada  durante la campaña electoral por las fuerzas políticas especializadas en el engaño, no pasa de ser un completo desvarío, y digo esto siendo respetuoso con las limitaciones que para el día establece  el marco legal, pero también  atribuyéndome el derecho que me asiste  de reivindicar como propio el espíritu  de treinta y ocho años atrás coincidente con la celebración de aquellas primeras elecciones de una recién nacida  democracia,  que sí tenía verdad en el alma, abolengo y mayor espíritu participativo, contra lo que durante los últimos tiempos  no pasó de ser un juego perverso en el que siempre ganaron los mismos  y la voz de muchos quedó sin expresión.

Un régimen aparentemente administrado   por una clase política  decrépita,  que realmente  fue manejado hasta ahora acorde a la  voluntad   de poderosas tramas financieras sin nombre ni rostro de referencia, es  decir, una pérfida situación que permitió la suplantación del mandato  popular y donde los candidatos lejos de mantener   el mensaje de sus respectivos programas, una vez logrado su acceso al poder, atribuyéndose  el derecho a decidir en nombre de la ciudadanía no dudaron en utilizar los resultados de su astucia  electoral en  favor de intereses espurios. Y esto dicho en voz alta como denuncia de  un modelo decadente que de inmediato debe ser sustituido por algo mejor, para evitar con ello  su continuidad  al amparo de pantomimas y artificios, evitando así  el efecto llamada  al voto irresponsable e irreflexivo.

Hasta ahora la democracia representativa en este país ha sido puro simulacro, como pone de relieve su falta de autenticidad

Sobrando por tanto argumentos para afirmar  que en el largo viaje desde la transición  la clase política que nos condujo hasta aquí, lo hizo, depositando la soberanía del Estado a plazo fijo  y sin intereses  en manos del capital, y tal entrega, por extensión, convirtió en rehén de estos marchantes   al conjunto de la sociedad, tal es así, que motivado por la crisis diseñada por ellos mismos, la ciudadanía al completo, para satisfacer sus exigidas apetencias, se vio forzada a una sucesión de sacrificios que desde la renuncia a derechos sociales y  prestaciones públicas, restó  calidad en  la enseñanza al igual que a los niveles de la sanidad pública al tiempo de precarizar el empleo  facilitando el despido laboral, y todo esto, en razón a la actitud entreguista  de una clase política  mas encaminada a satisfacer la voracidad de los mercados que en  implementar  modelos económicos al servicio de la gente.

Situación  expresiva conforme hasta ahora  la democracia representativa en este país ha sido puro simulacro como pone de relieve su falta de autenticidad, tal es así,   que  después  que el Estado  interviniese en rescate de la banca privada  con graves repercusiones  para el sector público  y el  empobrecimiento sistemático de la población. Ahora, sean las mismas entidades  financieras rescatadas quien sin  previo  resarcimiento impongan  la puesta en práctica  de duros ajustes económicos, que además de  abusivos e inmorales vienen a  acentuar la  crisis existente al obligar la adopción  de  dolorosos programas de ajuste estructural, forzando la puesta en práctica  de  una severa disciplina fiscal,  en un país,   donde la mayoría social  sufre en sus propias carnes un  proceso de descapitalización creciente y todo con  la colaboración  ejecutora y aquiescencia de un poder político que por extenuado e inservible   anula toda  legitimidad democrática, cuyo deterioro  se ve incrementado de escala por  el empuje de a corrupción .

Ante tal deterioro la auténtica reflexión está servida,  debiendo valer para librar con éxito una batalla  de recuperación democrática  y de hegemonía política, de tal modo, que desde un  nuevo orden  podamos vencer la fuerte resistencia impuesta por los lobbys de poder e imponer en sustitución la jerarquía democrática como norma de conducta; pues sólo desde esa perspectiva seremos capaces  de  alcanzar los objetivos previstos, porque de no ser así, sin adjudicar protagonismo a la  primacía política, será la propia inercia  de los poderes fácticos quien nos devuelva  al  punto de partida. En todo caso, no será la restricción reflexiva   sino la libertad de expresión  el punto de partida adecuado para tomar en nuestras manos  el futuro y darle un vuelco a la situación.


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
4746
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.