Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lavozdenicaragua escriba una noticia?

Reformas al INSS y los migrantes

19/05/2013 16:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Por Edmundo Jarquín - Comentando las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), uno de nuestros destacados expertos en la materia comentó sobre un tema de mucha importancia, que no debería quedar al margen del debate sobre las reformas al sistema de seguridad social.

Inmediatamente antes de regresar a Nicaragua, después de casi quince años de ausencia, trabajé en la creación de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), en España. Tanto España, entonces próspera, como América Latina, recién saliendo de una larga crisis, eran entonces muy diferentes. Bajo el liderazgo de Enrique V. Iglesias, quien recién había dejado la Presidencia del BID, se identificaron como áreas de trabajo dos temas que pese a los cambios ocurridos en ambas orillas del Atlántico, o quizá con mayor razón, ahora tienen más relevancia. A esos temas me vinculé desde la responsabilidad que tuve en la SEGIB.

El primer tema fue el de las migraciones en el así llamado espacio Iberoamericano, y la necesidad de encontrar mínimos de políticas comunes que aseguraran el tratamiento digno de los migrantes, y la limitación de las disrupciones que inevitablemente causan los flujos migratorios.

El otro tema venía siendo trabajado desde años anteriores por la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS), bajo la dirección de Adolfo Jiménez, quién había sido Secretario de Estado para la Seguridad Social en el primer gobierno del socialdemócrata Felipe González.

Los temas están relacionados entre sí y tienen la mayor importancia para nuestro país. La OISS venía promoviendo el Convenio Iberoamericano de Seguridad Social, que fue aprobado en la Reunión de Ministros del ramo que se celebró en Segovia, España, en septiembre de 2005, en la cual tuve oportunidad de estar, y finalmente endosado al más alto nivel en la Cumbre Iberoamericana organizada por la SEGIB en 2007 en Chile (más recordada por el famoso "Por qué no te callas?" que el Rey Juan Carlos espetó al Presidente Chávez).

Pues bien, y como acertadamente lo recordaba el experto nicaragüense que referí al principio, en ese Convenio, que Nicaragua no ha ratificado, se establece la "portabilidad de las pensiones", esto es, que las cotizaciones por seguridad social que un ciudadano aporte en su país de origen se pueden consolidar con las cotizaciones de seguridad social que aporte en otro país al cual haya migrado, o viceversa, y de los beneficios (pensión, atención médica, etc) derivados del monto acumulado de sus cotizaciones en los dos, o más países, podrá disfrutar en el país que decida retirarse.

¿Nos podemos imaginar el gigantesco impacto positivo que para nuestro país, expulsor de grandes cantidades de migrantes, puede tener adherirnos a ese Convenio y estimular que los principales países de destino de nuestros migrantes también lo ratifiquen?

El tema cobra más importancia porque recientemente Costa Rica tomó la decisión de incorporar a su Seguro Social a muchos migrantes nicaragüenses. Pero también es el caso de migrantes nicas en España y Panamá. Entre los principales puntos de destino de nuestros migrantes, solamente Estados Unidos, en que por lo demás la mayor cobertura es de seguros privados, está fuera de ese Convenio Iberoamericano.

Los beneficios de lo que aquí se plantea son evidentes y múltiples.

En primer lugar, y para mi lo más importante, se propiciaría la reunificación familiar pues los nicaragüenses que se han ido tendrían mayores incentivos para regresar.

En segundo lugar, nos beneficiaríamos de las experiencias laborales, profesionales y empresariales adquiridas por esos compatriotas.

En tercer lugar, y como muchos regresarían con ahorros, la inversión crecería y se generarían más empleos.

Esos son algunos de los beneficios.

Propondría, para incentivar todo el proceso, que además de adherirnos al mencionado convenio hacer las reformas que sean necesarias a la ley 335 que concede beneficios a los nicaragüenses que se repatrían, para asegurar cubra a todos migrantes.

Yo, cuando formalmente me repatrié, ya estando elegido Ortega, no quise acogerme a los beneficios de esa ley (importación de vehículos, equipos profesionales, etc) para evitar exponerme a chantajes y presiones políticas, o bien tener que regatear como "favor" mis derechos. Pero conozco casos de nicas abusados en la interpretación de esa ley. Las reformas a la misma deben bloquear esas arbitrariedades, si queremos que nuestros compatriotas regresen.

Si de pensar en nuestros migrantes se trata, sobre la mesa está esta propuesta en su beneficio.

Muchos serían los beneficiados

La cobertura tan limitada de nuestro sistema de seguridad social -solamente uno de cada cinco integrantes de la población económica activa- y el hecho que en su casi totalidad está concentrado en los sectores urbanos, puede hacer pensar a muchas personas que la propuesta que he mencionado está muy alejada de su realidad. Esta es una percepción equivocada y trataremos de explicarlo.

Aunque los emigrantes nicas proceden de todas partes del país, una parte muy importante de los que han emigrado a Costa Rica proceden de las zonas rurales, principalmente del Departamento de Río San Juan, Chontales, Boaco y la Región Autónoma del Atlántico Sur. Las cotizaciones que esas trabajadoras y trabajadores nicas hagan en la seguridad social tica pueden servirles en Nicaragua si cuando regresan encuentran en nuestro país un empleo formal, que los inscriba en el INSS, o bien bajo el régimen facultativo actual y que se podría flexibilizar aún más, se inscriben individualmente en el seguro social y continúan cotizando. Es decir, nuestros emigrantes, al apalancarse en los sistemas de seguridad social de otros países, podrían contribuir a ensanchar la cobertura de nuestro seguro social.

Y también ocurre al revés. Hay muchas enfermeras, maestros, profesionales y trabajadores de la construcción que han emigrado después de haber cotizado durante varios años en el INSS. Pues bien, esas cotizaciones se podrían recuperar y juntarse con las nuevas cotizaciones en los países a los que han emigrado. Así, su fondo de retiro se habrá incrementado. Por dónde se le vea, muchos, muchísimos ganarán con esta propuesta que debería formar parte del actual debate sobre la reforma al Seguro Social.


Sobre esta noticia

Autor:
Lavozdenicaragua (111 noticias)
Fuente:
lavozdenicaragua.blogspot.com
Visitas:
229
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.