Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Amelia Flores escriba una noticia?

Receta para un coctel agridulce llamado divorcio

28/06/2018 15:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

�El divorcio. Definido comúnmente como la ruptura de los lazos legales y sociales que atan a dos personas. Vivido con frecuencia como proceso amargo, lleno de gritos, peleas, traiciones, lágrimas... Cuáles son los ingredientes de este coctel que nadie quisiera probar?

Coloca en el fondo de un vaso alto dos porciones de egoísmo y comodidad. Recuerda que, si se han dejado fermentar en la oscuridad con el paso de los años, mejor. Así tendrá brotes de resentimiento y amargura, que le darán un sabor más concentrado.

Incorpora hasta tres cubos de hielo-abandono. Es un ingrediente común, que se encuentra en todas aquellas ocasiones en que se dejaron de apoyar mutuamente. Tal como ese nuevo emprendimiento en el negocio de la joyería hecha a mano. O esos partidos de la liga futbolística de la empresa a los que se negó, rotundamente, a asistir. Puedes acudir a los aniversarios olvidados, las noches en que durmió a pierna suelta a pesar de tus lágrimas. En caso de apuros, podrás usar las veces en que se fue de tiendas y gastó el equivalente a la renta de dos meses...

Agrega a discreción unas cuantas  traiciones. Sirven las de tipo pasional, con besos ardientes y el peligro de ser atrapados el encendiendo las ganas. Pero desde mi experiencia, las mejores son aquellas en las que se compartieron sueños, ternura, intimidad... Incluso si no hubo roce de cuerpos. Al ser más dolorosas, aportarán un mejor sabor.

Adiciona una cucharada de mala comunicación. Aquí puedes utilizar todas las veces en que le aplicaste la “ley del hielo”. O el millón de conversaciones que se desarrollaron en piloto automático. También los momentos en que él se callaba para protegerte o ella hablaba sin darse cuenta de lo hiriente de sus palabras.

Si lo consideras prudente incluye un par de intentos de reconciliación (es a gusto del cliente)

Decora con problemas de convivencia, entorno hostil, desgano sexual y cualquier otro inconveniente que se le ocurra.

Agrega a discreción unas cuantas traiciones. Sirven las de tipo pasional, con besos ardientes y el peligro de ser atrapados el encendiendo las ganas

Agregue un removedor y sirva. Voilà!

Advertimos que las reacciones secundarias pueden ir desde:

Lanzar un objetos personales de tu recién ex pareja por la ventana

Gritar improperios en el lugar de trabajo de alguno de los cónyuges.

Agobiar a los amigos con las mismas historias una y otra vez,

Hacer llamadas que comienzan con reproches y terminan en llanto histèrico,

Reemplazar a la otra persona con una sucesión de amantes ocasionales y màs o menos satisfactorios y dañar a algún que otro inocente (?) en el proceso.

Otros efectos colaterales son el verse obligado a borrar todas las fotos y comentarios cariñosos de las redes sociales, para que el recuerdo de los tiempos bonitos no regrese en modo poltergeist.

Eso sí, garantizamos que una vez consumido, la sensación de libertad y calma que se experimenta... No tiene comparación. Comienzas a recordar quién eras y qué querías ser. Empiezas a disfrutar de tu propia compañía, a mirar con otros ojos el mundo y a encontrar pequeños pilares de fuerza en tí mism@ que antes pasabas por alto.

Llegado este punto, ya podrás preparar el cóctel del nuevo comienzo. Pero esa es la receta para otro día.


Sobre esta noticia

Autor:
Amelia Flores (1 noticias)
Visitas:
3074
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.