Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

"El procesismo responderá a Sánchez con displicencia, si no con rechazo. El martirio es lo que más les gusta"

04/07/2018 11:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Albert Soler (Girona, 1963) es un héroe cívico. Ha trabajado para el Punt Diari, donde coincidió con Puigdemont ?"era jefe de no sé qué, yo es que me hago lío con los jefes. Era el más convergente de la redacción, gris hasta el punto que no recuerdo nada de él. Bueno sí, una cosa: su novia, periodista de otro medio, siempre estaba rondando por la redacción para mangarnos las noticias"?, en La Vanguardia y ?este oficio se vuelve precario conforme avanzas al fondo a la izquierda? como camarero en un chiringuito y como tarotista online. Poseedor de un catalán planiano ?sujeto, verbo, predicado?, pero fresco, descarado y con juego de piernas, desde el Diari de Girona ha escrito en los últimos años artículos sobre el procés muy alejados de la cosmovisión procés, de cualquier nacionalismo peninsular ?"la meva única bandera és el Barça"?, y de esa escuela de periodismo ?más española que las lentejas, más catalana que el pà amb tomàquet? consistente en reírle las gracias a tu Gobierno.

Y, todo eso, lo dicho, en Girona, una ciudad encantada de conocerse y de vestir de amarillo, lo que viene a ser como escribir desde el Diari de Pyongyang que el Kim Jong-un es gordo. Las molestias sufridas ?"buenu, no n'hi ha per tant, això no és Ciudad Juárez"? en la vida personal y profesional compensan, en todo caso, el espectáculo que da ver a un periodista en acción. Periodista en acción: aquel que sabe que tiene el lujo de gestionar un espacio en un diario, que sabe que esto va de controlar el poder, que sabe que el control del poder no abre las puertas del poder, que sabe tomarse en serio su trabajo ?un trabajo estúpido, que suele ser vigente sólo unas horas, en el mejor de los casos?, y que sabe que es preferible escribir bien a escribir mal, crear que repetir, exponerse que promocionarse. No tenemos muchos periodistas de esta guisa por aquí abajo. En esta entrevista hablo con uno.

¿Cuándo intuyó que lo que usted veía no era que estaba majara, sino que, en efecto, detrás del procés podría no haber nada de lo anunciado a bombo y platillo y durante todo el día?

¿Intuir, dice usted? No me lo creí ni por un momento. Quizás porque soy escéptico por naturaleza, y no me va eso de "creo en ello porque quiero creer", a lo que se han apuntado tantos políticos y tantos periodistas, arrastrando tras de sí a tantísimos incautos ciudadanos. Demasiadas frases épicas, demasiados días históricos, demasiadas horas de matraca en TV3. No cuela. Tantos "demasiados" no podían ocultar sino el vacío más absoluto. Pero hay más, mucho más. Me daba vergüenza ajena cuando nos decían de forma rimbombante que "las urnas están por encima de la ley", afirmación de primero de Idiocia. O cuando nos querían hacer creer que el 47% de los votos era mayoría absoluta, suficiente para ciscarse en todas las leyes españolas y catalanas. O cuando veía, con esos ojitos que Dios me ha dado, a la región más rica de España y una de las más ricas de Europa quejarse de estar oprimida. Las revoluciones se hacen con sangre, sudor y lágrimas, y en Catalunya la gente vive demasiado bien para derramar una sola gota de cualquiera de estos flujos, y menos para lanzarse a una incierta aventura. Dicho lo cual, y respondiendo a la primera parte de su pregunta, todo lo anterior no obsta para que, además, yo esté completamente majara. Pero será por otros motivos.

¿Vivió algún tipo de soledad intelectual al percatarse de que, en efecto, ningún medio o gran firma en Catalunya parecía tener en cuenta lo que usted veía como realidad?

Pues no. Pero porque no me fijo en esas cosas. Escribo lo que pienso, me importa bien poco si se sale de lo habitual o lo que escriben los demás. Por tanto, no he tenido ninguna sensación de soledad. Y si la hubiera tenido, me hubiera importado un bledo. Yo hago mi trabajo, y cuando salgo de la redacción, me voy de juerga hasta donde la ley, las buenas costumbres y mi cuerpo me permiten. Y mi señora, claro. En según qué casos, y el procés es uno, más vale intelectualmente solo que mal acompañado. A veces me acusan de ser desconfiado, de estar siempre pensando que nos engañan. Coño, pues claro, es que soy periodista, mi trabajo es desconfiar. Lo que ocurre es que muchos colegas lo han olvidado. La gente se ríe mucho del pobre Tomás Roncero, con razón, porque no es más que un forofo de barra de bar y tiene de periodista lo que yo de senegalés. Pero resulta que hay muchos ronceros de la política catalana, forofos de barra de bar que escriben con el lazo amarillo en la solapa y la estelada por turbante. A mí me dan la misma risa. ¿Alguien es capaz de hallar alguna diferencia entre Tomás Roncero y, por ejemplo, Pilar Rahola? ¡Pero si se parecen hasta físicamente!.

Delante de su diario aparecieron pintadas con su nombre y términos poco cariñosos. Girona, en efecto, no es Ciudad Juárez pero, ¿qué se siente? ¿Eso posee algún tipo de influencia?

Fue en la misma fachada del diario. "Albert Soler: vigila tu espalda", decía. Quizá fue mi fisioterapeuta, el pobre no tiene whatsapp y no sabe cómo comunicarme que ya tengo una edad y no es bueno ir al gimnasio cada día. La única influencia que tiene es que ahora me calzo faja antes de hacer según qué ejercicio. Es una hipótesis. Si es errónea, si el responsable fue otro, peor para él, yo sigo escribiendo lo que me da la gana. Para otra vez, que sean más explícitos, que pongan, no sé, "Albert Soler, no escribas sobre tal tema o te vamos a partir las piernas". Y que firmen. No les voy a hacer ni puñetero caso, pero por lo menos ellos no van quedar como cobardes y analfabetos. Con lo fácil que es hacerme llegar un sobre con dinero, a quién se le ocurre pensar que me van a influir con una mísera pintada. O sea, encima de cobardes y analfabetos, rácanos.

Girona es una ciudad diferente a BCN. ¿Cómo le ha sentado el procés? ¿Algún cambio llamativo?

Aquí el porcentaje de lacistas es mucho mayor que en Barcelona. Y por más que les joda, tenía toda la razón El Roto con aquella viñeta en la que dejaba claro que el lazo amarillo no es más que un símbolo de pertenencia. Ni presos ni hostias, sirve para señalar. El único cambio que ha traído el procés a esta ciudad es que antes era un simple escaparate, que no se preocupaba más que de tener un centro histórico limpio para el turismo. Ahora tampoco se preocupa de nada más, pero lo puede disimular con frecuentes brindis al sol: hoy cambiamos el nombre a la Plaza Constitución y le ponemos Plaça de l'1 d'Octubre; hoy no le prestamos el auditori a la Fundación Princesa de Girona; hoy no queremos la presencia del ejército en Expojove; hoy suspendemos los fuegos artificiales porque hay "presos políticos" y nadie tiene derecho a estar alegre; etc., etc. Vamos, que la ciudad sigue siendo la misma mierda que dejó Puigdemont, pero ahora engañando con caramelos procesistas a buena parte de los ciudadanos. A los cuales, por cierto, les encanta que los engañen. Girona es el hombre de la gabardina a la puerta de colegio: con la excusa de darnos caramelos, nos jode. Caramelos amarillos, claro.

¿Cómo cree que le ha sentado a Catalunya y a España?

Si la pregunta es cómo ha sentado a los españoles y a los catalanes, le respondería lo que Churchill cuando le preguntaron por los franceses: no lo sé, no los conozco a todos. A mí, que no soy ni una cosa ni la otra, me ha sentado de cojones, me divierto como un enano. Lo ridículo es la gente de uno y otro bando que se toma esta farsa en serio, puesto que no se la toman así ni sus mismos protagonistas. Desgraciadamente no son pocos. En lugar de limitarse a tomar unas cervezas y reírse de todo lo que sucede, que es lo que hace la gente con sentido común, se crispan, se enfadan, se molestan por todo y su vida se ha reducido al procés. Eso a la larga produce úlceras estomacales y, lo que es peor, impotencia.

¿Cuál es su descripción de lo sucedido, durante este periodo, en el grueso del periodismo catalán y español? ¿Cree que ha supuesto un cambio estructural o, sencillamente, hace años que el periodismo es así de bestia y gubernamental?

Creo que en Catalunya el periodismo siempre ha sido así, por lo menos hasta donde me alcanza la memoria. Tengo la teoría de que al ser un país tan pequeño, todo el mundo se conoce y ello lleva a intentar quedar bien con el poder, que nunca se sabe cuándo te puede favorecer. Se puede aducir que hay países incluso más pequeños que Catalunya, lo cual es cierto, pero es que al tamaño se le debe añadir el carácter pusilánime y arribista de los catalanes, y eso sí que no hay otro país que lo tenga. Por eso siempre que alguien me dice que soy valiente por escribir lo que me da la gana, niego la mayor: si no debo nada a los políticos, ni espero de ellos ningún cargo o prebenda, escribir pestes de ellos no es valentía, es obligación. Lo que ocurre es que hay demasiados periodistas que esperan cargos o prebendas. O peor incluso, esperan simplemente una palmadita en el lomo, con eso ya mueven la colita de pura satisfacción. A mi esas cosas me la sudan. Para ponerle un ejemplo concreto: como soy periodista, jamás se me ocurriría invitar al presidente de la Generalitat a comer paella a mi casa; si lo invitara, no creo que quisiera venir; y si viniera, no lo publicaría en las redes sociales para darme lustre. No por nada, sólo para mantener mi credibilidad, porque ya me contará usted qué credibilidad tendré a partir de entonces para escribir de política. Un periodista que se codea con el poder es como un cura pederasta: debe elegir entre el trabajo y el placer, las dos cosas a la vez no pueden ser.

Estas semanas está habiendo cierta catarsis y autocrítica en la política y el periodismo catalán. ¿En qué cree que consistiría una catarsis y autocrítica efectivas?

A buenas horas. Podría decirse aquello de que una vez que le han visto los cojones al bebé, ya saben si es niño o niña. Pero sería falso, ello supondría aceptar que todos esos periodistas lameculos han sido vilmente engañados y ahora que saben la verdad, la cuentan. De eso nada, monada. No me puedo aventurar a afirmar que todos sabían que el procés era una farsa ?aunque algunos, los mejor relacionados con el establishment, seguro que sí?, pero lo que está claro es que nadie en la política y en el periodismo sabía que la cosa iba en serio... Por la sencilla razón de que no iba en serio. Y aun así, los periodistas no dudaron en comprar y predicar la versión que más les convenía, o que más les gustaba, o que más les ilusionaba. Por lo que fuera, eso es lo de menos, el hecho es que dimitieron de periodistas y formaron un cacicato propagandístico. Ahora se bajan del barco, claro, qué remedio, si se bajan incluso los miembros del gobierno, con la salvedad de aquel que sigue en Alemania físicamente y quién sabe en qué galaxia psíquicamente. Me lo comentaba hace poco en Barcelona un escritor de fuste: antes Cataluña tenía a Eugeni d'Ors de intelectual; ahora tiene a gente de la tele. Pues eso.

Parece que el procesismo, pese a su discurso sentimental, ha asumido cierto grado de fallos. ¿Comparte esa opinión?

El fallo principal fue que cuando dijeron "el món ens mira", no advirtieron que nos miraba para partirse de risa. Yo mismo, de haber sabido antes que se trataba de divertir a la humanidad en estos tiempos difíciles, me habría apuntado a la farsa. Lo que sea para llevar unas risas a todos los hogares. No sé qué otros fallos puede haber cometido el procesismo, salvo saltarse las leyes, engañar repetidamente a los ciudadanos, creer que el país es suyo, llevar a la sociedad al borde del enfrentamiento civil, poner en peligro el turismo y la industria, enemistarse con toda Europa, favorecer el crecimiento de la ultraderecha y dejar de gobernar durante un par de años. Quitando eso, el procesismo ha sido una balsa de aceite, me sorprende que algunos de sus líderes crean que han hecho algo mal.

¿Cómo ve el futuro? ¿Lo hay, o seguiremos por décadas en esta casilla sentimental?

Últimamente hay gestos por parte del Gobierno español, tanto de palabra como de hecho. Nada, ni caso. Los procesistas, con sus presidentes a la cabeza ?porque encima son dos, Torra y Puigdemont? prefieren el martirio. A los gestos que tenga el Gobierno de Pedro Sánchez responderán con displicencia, cuando no con rechazo. El martirio es lo que más les gusta, cosa que me parecería de perlas si se tratara de su propio martirio. Si a chalados como Torra, Puigdemont y los que les siguen les gusta ser víctimas eternas, vivir amargados y en la miseria, y seguir creyendo en aquella Arcadia que nos vendieron por fascículos, no seré yo quien se lo impida. Pero que dejen tranquilo al país y a sus gentes.

¿Cómo ve el futuro de esos escasos mamíferos alejados del nacionalismo español y catalán y que, además, van y lo escriben?

Depende de lo que esperen tales mamíferos. Si esperan un cargo bien remunerado en los medios de comunicación públicos, sea como tertulianos, sea con espacio propio, lo siento, ya están pillados por los Rahola, Soler, Moliner, Dedéu y resto de gente no desafecta al régimen. Si se conforman con subsistir, que sigan. A fin y al cabo, existe internet. Años atrás, los artículos de alguien como yo, que escribe en un pequeño diario de provincias, los leerían cuatro paisanos, eso con suerte. Lo bueno de internet es que los lee gente de todas partes, que me escriben, me comentan, incluso algunos se molestan en traducirlos al castellano para que lleguen a más gente. Lo malo de internet es que gano el mismo dinero que si los leyeran cuatro paisanos, eso con suerte. Pero bueno, por lo menos puedo escribir libremente mi opinión, que no es poco en estos tiempos, y eso no es mérito mío sino que es la suerte de tener un director que lo permita. Tener un director que no te ponga límites es tanta fortuna como ligar con alguien que no te ponga límites. Esas cosas hay que aprovecharlas, que uno nunca sabe cuánto duran.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2157 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1016
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.