Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lavozdenicaragua escriba una noticia?

Más preguntas sin respuestas - Por Edmundo Jarquín

17/02/2013 15:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Por Edmundo Jarquín - Aunque desde las conspiraciones político-empresariales del poder Orteguista se trata de inculcar la idea que la venta de Gas Natural a TSK-Melfosur es lo mejor que podría haber pasado, la patética comparecencia de prensa de los Directivos de la empresa compradora ha arrojado más sospechas sobre los verdaderos términos y consecuencias de la transacción. Si se va a una comparecencia de prensa y no se aceptan preguntas es, sencillamente, porque no se tienen respuestas. Creíbles, desde luego. Para eso, hubiera bastado que enviaran un comunicado.

En otras ocasiones hemos reconocido los avances que se han realizado en los últimos años para cambiar la matriz energética a fin de que la misma dependa más de recursos naturales del país, como el agua, viento, biomasa y geotermia. Pero el gobierno sigue sin decir una sola palabra sobre cómo ese cambio en la matriz energética incidirá en la reducción de la tarifa eléctrica, la más alta de Centroamérica, y que tiene tanto impacto negativo en la inversión, la producción y el consumo. Tampoco se ha dicho nada al respecto con motivo de la reciente transacción en la distribución de la energía. Si las pérdidas en la distribución son tan considerables como se ha hecho público, ¿cómo financiará la empresa compradora de la distribución las inversiones para reducir esas pérdidas? ¿Con capital propio? Lo que se conoce de las empresas compradoras no apunta en esa dirección. ¿Con préstamos? Sería bueno saber quiénes son los prestamistas y en qué condiciones. Si, como razonablemente se sospecha, los verdaderos adquirentes de la distribución son empresarios y empresas vinculadas con el gobierno, lo más probable es que las inversiones necesarias para reducir las pérdidas en la distribución se financien en parte con un incremento de tarifas, con lo que podríamos estar entrando en el peor de los mundos: incremento en el monto de los subsidios y menor competitividad en las actividades económicas no subsidiadas. El mismo día que se confirmó la transacción Gas Natural-TSK, el gobierno anunció que se mantendrá el subsidio de la tarifa a los sectores de menores ingresos. Esto está bueno, pero sería bastante mejor para el país tener un modelo energético de generación y distribución que se traduzca en menor tarifa. Un peligroso desequilibrio en las cuentas macroeconómicas podría estarse acumulando. Y por otro lado, seguiremos sin remover uno de los principales obstáculos a la productividad y competitividad de nuestra economía. Un modelo energético que no ayude a mejorar la productividad y competitividad de las empresas significa un modelo de economía cuya competitividad está fundamentalmente basada en mano de obra barata. Esto es lo que está ocurriendo, por más discurso cristiano, socialista y solidario. El laberinto de la oposición Si Ortega quiso o necesitó extemporáneamente ratificar los nombramientos de decenas de funcionarios, que por años han ejercido ilegalmente sus cargos, lo debería haber hecho únicamente con sus votos en la Asamblea Nacional. Para eso realizó el monstruoso fraude en las elecciones de 2011: para tener una mayoría calificada que le permitiera prescindir de la oposición para hacer lo que se le antoje. Si la Bancada de la Alianza PLI sumó sus votos a la jugada de Ortega, lo hizo renunciando a lo único que tiene para eventualmente forzar una negociación verdaderamente democrática: la ilegitimidad e ilegalidad del gobierno de Ortega. Este ha sido un grave error político, porque Ortega, que ha acumulado poder político, económico, institucional, en algún momento va a necesitar esa legitimidad y legalidad de la cual ahora carece. En ese momento se necesitará una oposición legítima, en términos políticos y sociales, es decir con capacidad de convocatoria popular, y a eso se podría estar peligrosamente renunciando. Peor aún, para esa oposición, cuando el error se trata de explicar diciendo creer que la decisión de Ortega es parte de un proceso de reencauzamiento del país hacia la institucionalidad democrática. Eso luce como tratar de explicar un error con una ingenuidad. Pronto viene el nombramiento a los numerosos cargos vencidos en diversos poderes del Estado. A la oposición le corresponden muchos de esos cargos. Este es un derecho y como tal debe ser reclamado. El argumento que si esos cargos no lo ocupa la oposición lo ocupará Alemán, es caer en el juego de Ortega. Este nada ganaría dando esos cargos a Alemán, pero mucho ganará si la oposición termina haciendo lo que él desea. Para evitar otro error semejante al que comentamos, la Bancada de la Alianza PLI debería, lo más pronto posible, decir públicamente a quienes, entre las listas de candidatos que han sido presentados para los diversos cargos, apoyará, independientemente de quienes Ortega decida elegir con sus votos en la Asamblea. Y si como lo ha propuesto Fabio Gadea Mantilla, los apoyados por la Bancada de la Alianza PLI responden a criterios de idoneidad personal y profesional, y no de "cuota partidaria", esa Bancada saldrá airosa del laberinto en que la tiene metida Ortega. Eso es lo que quieren y esperan quienes en 2011 votaron por la Alianza PLI. Unidad con dignidad El domingo pasado, en el departamento de Matagalpa, se pudo haber dado el primer gran paso en el camino de recuperación de la esperanza: poner en marcha un movimiento para, desde las bases, es decir desde cada municipio, gestar una gran unidad para la recuperación de la democracia en Nicaragua. Ese movimiento ha adquirido un emblema inspirador: Unidad con Dignidad. Y en verdad, dignidad han demostrado algunos de los gestores de ese movimiento, como los concejales electos de Ciudad Darío quienes no aceptaron ocupar sus curules edilicias porque el Orteguismo les robó la Alcaldía que habían ganado. El Alcalde electo y robado de Ciudad Darío, Edgar Matamoros, hizo una campaña amplia, incluyente, y así logró una votación tan grande que solamente se explica porque pudo convocar más allá de las tradicionales filas opositoras. Y de eso se trata: de levantar desde las bases un proyecto político amplio, incluyente, que de voz y expresión a todos los nicaragüenses, más allá de las polarizaciones del pasado que solamente han servido para el conflicto estéril, o para el caudillismo dañino. Este domingo, en Ciudad Darío, habrá una reunión para empezar a proyectar el movimiento gestado en Matagalpa a nivel nacional. Hemos sido invitados y ahí estaremos.


Sobre esta noticia

Autor:
Lavozdenicaragua (111 noticias)
Fuente:
lavozdenicaragua.blogspot.com
Visitas:
188
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.