Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Daniel Sequeira escriba una noticia?

Postalita de Marcio a la Iglesia

10/03/2011 17:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

20110310201917-190623-176553992390891-100001088754446-378624-3647080-n.jpgde Izquierda Visión Fsln

Cuando murió la mamá de Sergio Ramírez, fui temprano (creo que a eso de las 10 am) a su casa a darle el pésame.

Lo hice temprano, primero porque en ese tiempo me consideraba un amigo del escritor nica. Segundo, porque la muerte de una madre debe ser siempre algo especial, muy doloroso para uno, supongo. Y tercero, para evitar ir al resto de exequias que seguramente habría. Esto lo digo con sinceridad, porque me molestan siempre tantas ceremonias con los muertos.

Era de mañana, repito, y me encontré al lado de Sergio al grande Poeta Carlos Martínez Rivas -el mejor después de Darío en Nicaragua, por muy lejos con el resto-, quien andaba un tanto ebrio. Sí, a las 10 am, eso no es raro para quien padece la terrible enfermedad del alcoholismo.

Por aquellos días mucha gente me felicitaba y animaba a mí a seguir escribiendo en un diario local una serie de investigaciones sobre crímenes famosos ocurridos en distintas épocas en Nicaragua. El propio Poeta Martínez Rivas me había dicho que debía convertirlos en libros y no sólo publicaciones periodísticas. Bueno, esos libros siguen durmiendo el injusto sueño de los justos por distintas razones que quizás en otra ocasión relataré con detalles.

Mientras yo trataba de poner cara muy seria y dolida al darle el pésame a Sergio, el Poeta Martínez Rivas, con su hermosa y estridente vos de declamador, gritó tanto que creo que se oyó a varias cuadras a la redonda:

"Ideay, Marció, y al fin ¿cuándo leo el libro sobre cómo murió Somoza y cómo asesinaron después a los justicieros?. Y ¿cuándo leo el libro del Chacal de Tacaniste? ¿No me dijiste que Sergio Ramírez te los iba a publicar en la Editorial Nueva Nicaragua?. Primero quiebra esa editorial y vos vas a seguir esperando. No seas baboso. Te van a robar tu obra. Tené cuidado de gente como el loco que vivió e Solentiname (se refería a Ernesto Cardenal Téfel, obviamente) o del propio Sergio que le roba a (Lizandro) Chávez Alfaro. Tené cuidado. Si el colombiano (Gabriel García Márquez) fue capaz de robarle a Darío el descubrimiento del hielo..., ¿qué no pueden hacer todos estos ladronzuelos con tu obra?", insistió el Poeta en sus gritos impertinentes para la ocasión.

Como se trataba nada menos que del autor de la Insurrección Solitaria, nadie se escandalizó, o al menos todo el mundo simuló que nada pasaba, y más bien un pobre hombre embutido en un horrible traje de mesero del cuarto mundo, le acercó un vaso lleno de licor al Poeta para que siguiera su fiesta y su camino seguro a la locura total o al cementerio..., que es más total aún.

Recuerdo esto (de donde podrían salir otras varias postalitas) al ver en la pantalla de mi computador la noticia de que el joven cura Rolando Alvarez fue nombrado por el vaticano como nuevo obispo de Matagalpa, lugar muy poblado adonde la mitad de los ex católicos se han convertido hacia otras iglesias.

Era el puesto vacante soñado por dos monseñoritos que quisieran ser incluso arzobispos y quizás hasta los primeros Papas latinoamericanos, ¿por qué no soñar?.

Báez y Mántica se quedaron oliendo el dedo ante un joven que es muy luchador, ex discípulo de Miguel Obando y Bravo (aunque hoy es uno de sus peores detractores) y encima un tipo con mucho poder de persuasión. En lo personal yo le conocí pidiéndole reales a uno de los hermanos cutú Lacayo para la Radio Católica. Y consiguió el donativo. Y déjenme decirles que sacarle reales a un cutú Lacayo es casi una misión imposible digna de una película de Tom Cruise.

Pienso hoy particularmente en Báez Ortega, llegado del extranjero y hablando pestes del gobierno sandinista. Nada. Queda ahora siempre de simple "auxiliar" de Polito Brenes en Managua.

Ah, pero entonces quizás pueda permitirme un robo o préstamo a García Márquez; después de todo ya el pobre colombiano, Nóbel de Literatura, está viejito, enfermo, con olor a cadáver. No creo que tenga fuerzas para demandar a un reporterillo de un paisito como Nicaragua. Aquí va el préstamo no textual, claro:

Despertó en la mañana de tal fecha en el hermoso cuarto de un hotel de cinco estrellas en Río de Janeiro y lo primero que hizo fue buscar cerca de la puerta (antes de la internet uno se informaba por los periódicos) el diario que alguien le habría empujado debajo por orden suya. Leyó el gran titular principal que decía: "El Papa ha muerto". Y de inmediato, indignado, buscó el teléfono (no había celulares ni siquiera inalámbricos entonces) más cercano y llamó al encargado del lobby. Su reclamo a gritos quizás peores que los de Martínez Rivas ebrio, era algo así como "¡qué les pasa a ustedes, les pago un platal aquí y me envían el periódico de hace un mes!".

Al otro lado del cable del auricular, una voz sin acento y sin emociones, como deben ser las voces de quienes atienden a los mejores huéspedes de un hotel de cinco estrellas, le explicó: "Disculpe, señor García Márquez, pero es que el Papa...ha vuelto a morir".

Se trataba de la extraña muerte del italiano Juan Pablo I, aún no esclarecida del todo, apenas 33 días después de haber sido nombrado como el monarca de la iglesia católica, y que dio paso a una nueva convocatoria a Roma de Cardenales de todo el mundo, quienes finalmente seleccionaron a un polaco (Karol Wojtila) como el papa Juan Pablo II, un tipo que hizo historia, desde fines de 1978 hasta comienzos del siglo XXI.

Y -sin ninguna mala intención- pienso en el arzobispo de Managua Leopoldo Brenes, quien por su aspecto uno diría que no anda bien de salud.

Podría pasar lo peor, que Polito enfermara y muriera, algo que es normal en cualquier ser humano. Y entonces...¿Báez?...¿Mántica?.

También podría ocurrir que Brenes perdiera la razón y de repente empezara, por ejemplo, a hablar locuras tales como cosas buenas de Daniel Ortega y de los programas sociales del gobierno sandinista en favor de los pobres, y en fin, declarado inepto para seguir ejerciendo su cargo.

Entonces ¿Báez?...¿Mántica?.

Esperemos mejor que Polito Brenes no se enferme.

Un saludo fraterno para el arzobispo Brenes, a quien en lo personal le tengo mucho cariño.

! Con Tod@s,

y por el Bien de

de Tod@s !

Patria y Libertad

Marcio Vargas Aguilar

Periodista nicaragüense

Orden de la Independencia Cultural "Rubén Darío"

PLOMO


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Daniel Sequeira (199 noticias)
Fuente:
juventudsandinista.blogia.com
Visitas:
881
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.