×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

AicragMiembro desde: 13/04/18

Aicrag
7
Posición en el Ranking
9
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    358.117
  • Publicadas
    97
  • Puntos
    68
Veces compartidas
338
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 10º
Recientes
  • 10º
Visitas a noticias
Hace 6h

La monarquía es y no puede dejar de serlo, una institución autoritaria y antidemocrática, es intocable e impune y no responde ante la ciudadanía, ni ante nadie

Es inconcebible que a día de hoy se siga protegiendo con un manto fantástico al Rey de España y a su familia, tal y como dicta la Constitución del régimen del 78. Esto es un hecho ultrajante, abusivo y antidemocrático. Porque mientras para el común de los mortales se distingue entre falta y delito de injurias, para la Familia Real cualquier injuria se considera delito.

Pero lo ofensivo es que todos estos privilegios de la realeza no son nada si los comparamos con el artículo 56.3 de la Constitución, que declara que la persona del Rey no está sujeta a responsabilidad alguna. Es decir, que el Rey puede matar, violar o robar si le apetece, sin que por esos hechos sea posible abrir diligencias penales contra él. Esto es algo que no tiene analogía en el Derecho comparado actual, y tanto es así que a España se le ha conminado a firmar el Estatuto de la Corte Penal Internacional, con el que elimina expresamente este privilegio; pero, eso sí, sin suprimir ese trasnochado artículo de la Constitución.

Otra cosa es el dinero público que recibe la Casa Real y que es un enigma para los españoles, igual que el patrimonio personal de sus miembros, que excluye propiedades como palacios, vehículos oficiales y yates, de uso exclusivo para la Familia Real. Activos de Patrimonio Nacional cuyo mantenimiento costeamos todos. Pero aún así algún bufón pone el grito en cielo cuando 67 diputados de Ünidos Podemos solicitan en una carta que el rey emérito Juan Carlos I explique su supuesta vinculación con casos de corrupción.

Claro que perturbados hinchados de glotonería como Felipe González tampoco tienen demasiada credibilidad a estas alturas. Tal vez no recuerda ya este zampón cuando llamaba al Juan Carlos funcionario real del franquismo mientras apoyaba sin vergüenza alguna por aquel entonces a la República. Claro que por aquellas fechas no era más que un muerto de hambre como todo hijo de vecino. Qué poca memoria tenemos cuando nos hacemos tripazas hartosopas y caminamos veinte centímetros por encima de los demás.

La monarquía es residuo de un pasado totalitario ajeno al concepto de igualdad, dignidad y derecho

Esta mañana, la Policía nacional ha detenido en Granada al portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Óscar Reina, por un delito de injurias a la Corona, mientras pegaba carteles del festival contra la represión que el SAT tiene previsto celebrar en la localidad sevillana de Marinaleda el 8 de diciembre.

La institución monárquica, ancestral y consanguínea, es ridícula en una sociedad moderna, ya que su implantación nos fue impuesta y es además inadecuada e improcedente, pues ni se compensa ni se justifica por la dimensión simbólica que se le atribuye. Su carácter simbólico, como obvia concentración de la monarquía en la persona del rey es residuo de un pasado que mal se compagina con lo que la democracia supone de reconocimiento, de igualdad y de dignidad de todos los ciudadanos y ciudadanas como sujetos de derecho.

PP, PSOE y Ciudadanos respecto a impedir una comisión de investigación en el Congreso, señalando que lo que desencadena las dudas a debatir son meras declaraciones grabadas por un presunto delincuente como Villarejo, no hacen sino confirmarnos a todos lo que en realidad son y sabemos, unos jornaleros a sueldo contratados por el ente superior que nos gobierna de verdad. Y cuando algunos despertamos y nos hacemos preguntas nos señalan con un dedo acusador y nos califican de renegados, antipatriotas y apóstatas. 

Más recientes de Aicrag

El trabajo no está reñido con el buen humor

El trabajo no está reñido con el buen humor

Estimular el sentido del humor en el trabajo permite afrontar mejor las tensiones laborales y ganar eficacia 26/09/2018

Las pistolas sobre la mesa o la boca muy horra

Las pistolas sobre la mesa o la boca muy horra

La mentira es algo muy arraigado entre ciertos políticos. Mentir es para ellos una forma de informarnos, pero una forma de informarnos falsa. Obviamente creen que a menos que el engaño salga a la luz no se encontrarán en la tesitura de tener que negarlo 25/09/2018

Ecología: Pensamiento directo

Ecología: Pensamiento directo

A la ecología se la denomina, desde determinados estamentos interesados, la ciencia subversiva, pues destrona de su reinado toda idea egocéntrica en base a que somos el centro del mundo natural 24/09/2018

El poder de la publicidad

El poder de la publicidad

Pensamos que consumimos lo que necesitamos, pero la lógica y la razón tienen poco que ver con la realidad, emociones y anhelos inconscientes deciden por nosotros 23/09/2018

París, ciudad del amor

París, ciudad del amor

Cualquier día del año aterrizan en París numerosas parejas de enamorados para comprobar de primera mano esa magia romántica parisina 22/09/2018

Mostrando: 11-15 de 98