Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lavozdenicaragua escriba una noticia?

Patética comparecencia

25/08/2013 16:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Por Edmundo Jarquín - Resultó patética, o grosera, que es sinónimo de patética, la comparecencia de la Jefa de la Policía explicando con lujo de detalles el rápido esclarecimiento del asesinato de una madre y su hijo.

Nadie duda de la eficiencia de nuestra policía.

El patetismo de la escena deriva del contraste de ese caso, y otros delitos comunes que la policía ha resuelto con gran diligencia, con el caso, también delito común, del robo de siete vehículos, y numerosos celulares, computadoras, cámaras y otros objetos, que sufrieron el 22 de junio los jóvenes que estaban en el edificio del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), cuando fueron agredidos por las fuerzas de choque del Orteguismo. Ese robo se realizó a vista y paciencia de los numerosos policías que ahí estaban, y ha sido documentado detalladamente por testigos y videos.

¿Por qué la policía en este caso no muestra la eficiencia de otras ocasiones, e incluso menor eficiencia, ya que no necesita investigar nada pues sabe quiénes robaron y dónde se encuentran los objetos robados?

Sencillamente por razones políticas.

Peligroso deslizamiento el que estamos comentando, pues se trata ya no solamente de encubrir delitos políticos por razones políticas, lo que es muy grave, sino de encubrir delitos comunes por razones políticas, lo cual también es muy grave, con la diferencia que el blanco de esa delincuencia es mucho más grande y no solamente los opositores al régimen de Ortega: cualquier ciudadano queda expuesto a un delito común que se encubriría por razones políticas.

Otro peligroso deslizamiento

Siempre se ha conocido del control político que Ortega ejerce en el poder judicial. Pero que se admita abierta y gráficamente es otra peligrosa deriva, únicamente explicada por el objetivo de asentar en la ciudadanía la cultura del consentimiento con el autoritarismo integral, total, de Ortega.

El diario La Prensa ha publicado fotografías en que aparecen el ex Coronel Lenín Cerna y Bayardo Arce, asesores de Ortega, reunidos con magistrados, jueces y funcionarios del poder judicial del occidente del país. En esa reunión Cerna fue presentado como "coordinador político" de los magistrados y jueces de todo el poder judicial. Algo semejante había ocurrido antes en Masaya, como parte de la región oriental del país.

El hecho es una flagrante violación de la Constitución. ¿De dónde, de conformidad con el ordenamiento jurídico, puede haber desde el poder ejecutivo "coordinación política" del poder judicial?

El mensaje es claro: que todos aceptemos que las cosas son como son, o mejor aún, como Ortega quiere que sean, y no como lo establece la ley.

Pero la sostenibilidad de un régimen sultanesco, en que se confunde totalmente el poder del Estado con el poder del gobernante, solamente es posible si no hay demócratas, es decir, ciudadanos con conciencia de sus derechos democráticos, y en Nicaragua la inmensa mayoría, incluso muchos de los que votan por Ortega, somos demócratas.

Nicaragua no es ni Egipto, ni Siria, ni el caso de otros países de la llamada "primavera árabe", en que ha sido difícil arraigar la democracia "por falta de demócratas", como lo ha señalado en un artículo Miguel Ángel Bastenier, uno de los mejores periodistas españoles y ampliamente conocido en América Latina. Precisamente, fue a partir de la experiencia de los países árabes-musulmanes que el gran intelectual alemán Max Weber acuñó la categoría de "Regímenes Sultanescos".

El momento de una protesta generalizada contra este tipo de régimen en nuestro país llegará, y llegará pronto. No llegará de la mano de reivindicaciones únicamente políticas, sino de reivindicaciones ciudadanas, porque más temprano que tarde seremos muchos los que tomaremos conciencia de los desmanes de abuso y corrupción de todo poder absoluto.

¿Es duradera la estabilidad autoritaria?

Cabe preguntarnos si es sostenible la estabilidad autoritaria. Para Ortega parece que sí, pero no para nuestra historia.

El tema estuvo presente en el discurso que Ortega pronunció el lunes pasado, con motivo del trigésimo cuarto aniversario del Cuerpo Médico Militar.

En ese discurso Ortega se refirió a la sangrienta crisis que vive Egipto a partir del golpe de Estado contra el Presidente Morsi. Evocando una cierta nostalgia de la estabilidad autoritaria de su amigo Gadafi y de otras tiranías del mundo árabe, Ortega, en una obvia apología de la estabilidad autoritaria, atribuyó la crisis de esos países a la "primavera árabe". "Nosotros, dijo, condenamos la violencia, condenamos el derramamiento de sangre, condenamos la tragedia que ha provocado la llamada Primavera Árabe......"

Ciertamente, y como lo dice el autor libanés Ghassam Salamé citado por Bastenier, el mundo musulmán es "un mundo sin demócratas". Ahí es muy difícil que arraigue la democracia y esos países oscilan entre tiranías castrenses y tiranías clericales.

Ortega estuvo en lo cierto, en el mencionado discurso, cuando dijo que el intento democrático "no estaba respondiendo al desarrollo cultural del pueblo de Egipto". Pero equivocadamente atribuyó la "primavera árabe" a una conspiración de lo que él llama Capitalismo Global, que es una manera de referirse a Europa y los Estados Unidos. Como lo señala Bastenier en el artículo que hemos referido, los manifestantes que condujeron al derrocamiento de Mubarak "protestaban mucho más contra la corrupción que clamaban democracia".

Si en el mundo árabe, sin mayor conciencia democrática, la corrupción y el abuso característico de todo régimen autoritario llevó al fin de la estabilidad, con mayor razón en un país como Nicaragua en que la conciencia democrática está extendida.

En algún momento, e insisto que pronto, aquí se juntarán las protestas por el abuso y la corrupción, con las protestas por ausencia de libertades democráticas, y entonces hablaremos de Ortega como hoy se habla de Somoza.


Sobre esta noticia

Autor:
Lavozdenicaragua (111 noticias)
Fuente:
lavozdenicaragua.blogspot.com
Visitas:
265
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.