Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lavozdenicaragua escriba una noticia?

Pan, circo y borregos

19/08/2013 12:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imagePor Fabio Gadea Mantilla - Querida Nicaragua: Nuestro gran poeta Salomón de la Selva nos dice: "La independencia fue para que hubiese pueblo, no mugrosa plebe, para que hubiesen hombres, no borregos de desfile".

Nos dice claramente que la independencia de nuestros países la hicimos para ser libres, para dejar de ser siervos, dejar de ser esclavos, no ser más sometidos a los caprichos de ningún dictador, ni caudillo, ni machetón.

En otras palabras, para ser hombres libres, dueños de sí mismos y de su propio destino, ciudadanos sin temores, con honor y dignidad. Lo contrario de todo esto es el borreguismo, ser sometido, estar sujeto a las órdenes de una dictadura y obedecer para conservar un cargo público.

Borreguismo es acudir dócilmente al llamado del amo y sentarse para aplaudir los monólogos del dictador.

La forma más común de dominar a los pueblos ha sido siempre la intimidación, el temor y el hambre, y la más común para que olvide su desgracia es la diversión, el circo y el pan.

En el imperio romano lo primero que hacían los Césares era darle al pueblo pan y circo. Solían repartirle al hambreado pueblo toneladas de trigo y también le daban diversión en el Coliseo romano, soltando a los leones para que se comieran a los cristianos, o enfrentando a muerte a los gladiadores en feroces duelos. Así completaban el pan y circo con que mantenían al pueblo adormilado, sometido, mientras los cortesanos vivían en los grandes palacios de mármol comiendo y bebiendo exquisitos manjares. Los que recibían pan y circo eran los pobres borregos de desfile de quienes habla el poeta.

Ahora en pleno siglo XXI también hay Césares que reparten trigo y dan espectáculos gratuitos. Pan y circo, igual que antes. Y también hay borregos que son llevados y traídos.

Los empleados públicos se ven obligados a concurrir a las rotondas cuando se les ordena y son convertidos en borregos de desfile. Los ejecutores de las órdenes para llevarlos a las rotondas, o a las manifestaciones forzadas, son igualmente borregos que reciben instrucciones para transportar a otros borregos.

El poeta de la Selva nos recuerda que fuimos independizados en 1821, cuando nos liberamos del yugo español. Declaramos nuestra independencia, nuestra libertad, nuestro deseo de que en el futuro brillaría en nuestros países el sol de la libertad. Para eso fue la independencia. Y en muchas ocasiones los tiranos han intentado quitarnos esa libertad y convertirnos en borregos, y lo han logrado en ocasiones.

Más no por mucho tiempo. En 1856, el filibustero Walker quiso hacernos esclavos, borregos, pero lo derrotamos. Y luego, cada dictador que fue apareciendo mediante reelecciones y trucos políticos, quiso también ponernos el yugo, hacernos borregos, pero a cada uno los fuimos derrotando. Nuestra lucha es algo permanente. No queremos ser borregos de desfile sino hombres libres, sin cadenas, sin bozales, sin chantajes.

Por la causa de la libertad luchamos muchos que somos enemigos de las cadenas que imponen las dictaduras. Nacimos libres y queremos seguir siéndolo.

No hay nada peor que un tirano pregonando libertad. Ni nada más execrable que un pueblo que se deja someter por ese tirano. No seamos nosotros ese pueblo. Rompamos las cadenas. El autor es director general de Radio Corporación.


Sobre esta noticia

Autor:
Lavozdenicaragua (111 noticias)
Fuente:
lavozdenicaragua.blogspot.com
Visitas:
249
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.