Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ponchin escriba una noticia?

Mi compañera de vuelo

09/08/2009 15:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cambiarse en las alturas

El avión despegó y mientras yo recordaba todas las oraciones que, mi abuela me enseno durante mi triste y aburrida infancia en aquel pueblo olvidado por Díos y por los hombres, la señora que estaba sentada a mi lado comenzó a hacerse un repello facial, en su bolsa de mano tenía toda una artillería pesada, desde polvos aromático que me cortaban la respiración hasta máquinas infernales que le estiraban las pestañas en un abrir y cerrar de ojos

El viaje era largo y aburrido, aunque no para todos, la señora de al lado seguía con su cambios metamórficos.

Los polvos mágicos y las máquinas maravillosas comenzaban a dar sus efectos, aquel aplanado peinado ahora era una melena pomposa de dos pisos, sus pobres pestañas, seguían siendo pobres, pero tan largas como las de una vaca, que si miraba hacia arriba podría barrer el techo del avión, sus finos labios de tanto golpe de lápiz labial, pues yo diría que hasta se veían mas grandes y carnosos.

Cambio en las altura y paz a los hombres de buena voluntad

Yo para calmar mis nervios trataba de seguir paso a paso dicha transformación y entre un " ave Mearía " y un ruega por nosotros de reojo no perdía ni un segundo del cambio .Todo se oscureció y la mayoría ya dormía, yo no puedo dormir en los aviones, una vez un señor Inglés me dijo que tomará algo fuerte, un vodka por ejemplo. Así lo hice y de verdad funciona. Estaba oscuro y no podía ver bién a la señora así que traté de dormir y cerré los ojos.Pero entonces comenzé a escuchar movimientos raros, en el lugar de al lado la señora se movía mucho, estiraba las manos, trataba de ponerse de pié sin desabrocharse el cinturón de seguridad, era toda una gimnasia, yo trataba de imaginarme lo que hacía. Abrí los ojos todo lo que pude para acostumbrarme a la oscuridad, pero nada los movimientos seguían, comencé a rezar de nuevo ya no por el miedo al avión sino a los movimientos raros no identificados, y más fuerte mi Díos más fuerte por Díos, palabras mágicas de mi abuela.De un movimiento rápido de cabeza, mis ojos abiertos al 100% se chocaron con las pestañas de la hormiga atómica hundida en su lugar con el cinturón de seguridad casi en el cuello y con una pierna orgullosamente levantada y con ojos de reproche me miro y me dijo, me permite que me cambie mis medias con tranquilidad, solo estoy tratando de cambiarme de ropa. Amén


Sobre esta noticia

Autor:
Ponchin (109 noticias)
Visitas:
423
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.