Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Joanna Lagunowicz escriba una noticia?

Tras la libertad negativa, encontrarás la libertad positiva

10/02/2019 14:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Corneille afirma que “la libertad no es nada cuando todo el mundo es libre”

Berlin es uno de los autores que, de manera decisiva, ha contribuido a fijar la distinción de los conceptos de libertad. Pettit entiende que los debates contemporáneos de la noción de libertad están determinados por la distinción que Berlin propuso. Berlin distingue entre “libre de” y “libre para” y se inspiró en Constant que distingue entre la libertad de los antiguos y la de los modernos.Berlin, en el ensayo “Dos conceptos de libertad” que deriva de una lección inaugural del curso del año 58 de Oxfort, buscaba dos ideales que se llaman libertad, pero distintos. Rosler recoge la distinción, propuesta por Berlin, entre libertad negativa y positiva.

Pettit Aborda la dicotomía no tanto en libertad positiva o negativa de Berlin, si no que para Pettit libertad positiva es un ideal individual. Aunque me puedo dejar llevar por las “inclinaciones” definidas por Kant. No es un ideal político, es un ideal particular. Otra cuestión es que proyectado políticamente lleve a la libertad positiva como la autodeterminación. Iniciado Pettit su planteamiento en un ideal individual, acaba en un ideal político. Berlin plasma la libertad positiva a través de la razón, las leyes según las que me voy a comportar. Entiende que el ideal de Pettit es el que a traído el totalitarismo.

Berlin Presenta la libertad negativa y la libertad positiva como dos sentidos fundamentales de la libertad política. Su distinción puede ilustrarse a partir de dos modalidades distintas de hacer la pregunta “¿qué es la libertad?”

La libertad positiva plantea ¿cuál ha de ser la causa que determine lo que uno hace o es? Se trata de fijar una instancia directora de la acción, mediante cuya obediencia el sujeto hace de sí mismo aquello que está llamado a ser. Se trata de averiguar cuáles son las condiciones que hacen posible hablar de un gobierno libre. La respuesta es la libertad que consiste en ser cada individuo su propio amo, esto es, en el autogobierno. En palabras de Berlin, el discurso de la libertad positiva sería: «Quiero que mi vida y mis decisiones dependan de mí mismo, y no de fuerzas exteriores, sean éstas del tipo que sean». En el ejercicio del autogobierno va a quedar fijada una división entre dos partes:

· una que gobierna y domina, suele adoptar formas como la esencia humana, la razón, el yo controlador, el yo real, ideal, etc.

· otra que es dominada por aquélla, suele adoptar formas como el yo empírico, el yo esclavo, la parte sujeta a los impulsos irracionales, y otras de carácter similar.

El logro de la verdadera libertad pasa, entonces, por la coacción o dominación de unos hombres sobre otros, de aquellos que aparentemente no conocen esa libertad pero que, en el fondo, la desean y es buena para ellos, por parte de aquellos otros que, haciendo uso de las facultades superiores, la han localizado y se han comprometido con ello, para lo cual no dudan en imponerla por la fuerza.

Esta incorporación del elemento de la dominación propicia situaciones paradójicas, realmente difíciles de hacer valer como compatibles con la libertad. Son ejemplos de ello argumentaciones como las que defienden que las coacciones que sufren los hombres, no son en realidad tales, ya que lo que se les impone es lo que en el fondo desean y eligen. Berlin se refiere a esto como «monstruosa suplantación que consiste en hacer equivalente lo que X habría elegido si fuera alguien que no es, o al menos no es todavía, con lo que X busca de hecho y elige».

“¿qué es la libertad?”

Libertad positiva debe concentrarse en qué es lo que hacemos o bien en quién es el que está a cargo de la decisión. La autodeterminación, es decir, la elección de un plan de vida y vivir de acuerdo con ese plan (lo que llama Kant como autonomía) tiene que ver como un ideal de darse normas a si mismo, y vivir de acuerdo con ellas.

Rosler Afirma que “La concepción positiva de la libertad se concentra más bien en quién es el agente que toma las decisiones y, por lo tanto, en la idea de autogobierno, de tal modo que somos libres no cuando actuamos sin impedimentos externos, sino cuando nuestras acciones son el resultado de nuestra propia decisión”.  

Hegel afirma que “La libertad humana consiste en la obediencia a las instituciones estatales”, por tanto a la larga termina coincidiendo con la voluntad del Estado.

Rousseau afirma que “se puede forzar a los hombres a ser libres” y “la voluntad constante de todos los miembros del Estado es la voluntad general; por ella es que los ciudadanos son libres”

 

Rosler concluye que esta concepción positiva de la libertad resulta potencialmente peligrosa, ya que identifica a la libertad con una racionalidad valorativo-sustantiva, que podría legitimar cualquier tipo de interferencia con el albedrío de los seres humanos. La diferencia que existe entre lo que alguien quiere hacer en un momento dado y lo que puede llegar a hacer aunque nunca lo haga efectivamente, y sobre la necesidad de estudiar la libertad no solo respecto de la interferencia externa, sino además respecto de qué es lo que ese agente podría hacer con su libertad, nos han llevado hasta la libertad positiva.Somos libres cuando nuestras acciones son el resultado de nuestra propia decisión.

Hegel Cree que “cuando se oye decir que la libertad consiste en poder hacer lo que se quiere, solo se puede tomar esa representación como una carencia total de cultura de pensamiento”. Para Hegel un agente verdaderamente libre se obedece a si mismo.

Rousseau afirma que “se puede forzar a los hombres a ser libres” porque “el ciudadano consiente en todas las leyes, incluso en aquellas que se aprueban a pesar suyo, e incluso en las que lo castigan cuando osa violar alguna. La voluntad constante de todos los miembros del Estado es la voluntad general; por ella es que los ciudadanos son libres”.

 

Corneille afirma que “la libertad no es nada cuando todo el mundo es libre”.


Sobre esta noticia

Autor:
Joanna Lagunowicz (27 noticias)
Visitas:
2751
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.