Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Las ventajas de los corruptos

14/07/2013 16:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un régimen democrático que se precie, no puede a ningún efecto ser relegado al segundo plano de su propia esencia

Hay acontecimientos históricos,  que  lejos de convertirse en referentes de posteridad quedan relegados al papel testimonial de una  eventualidad  inadvertida, mientras   otros episodios por  remoto que sea su origen,  en consonancia  a  su  carga de impacto  con la actualidad   y analogía con hechos  presentes, mas  que  un distraído  espacio entre los renglones de lo acontecido mantienen plena vigencia  como referente de contraste,  para convertir al pasado en  prólogo  inequívoco  de nuestro futuro.

Pero aún cuando toda  regla  tiene sus excepciones,  la corrupción  por injustificable, ni  dispone de  margen de presunción  ni tampoco admite absurdos amparos de  procedencia, de ahí, que resulta  una estupidez  irnos  cinco siglos atrás y echar mano de la arraigada  tradición picaresca  para  establecer connotaciones entre    aquel sub mundo marginal del  hurto y el engaño,  con los notorios casos de corrupción y enriquecimiento ilícito protagonizados en la actualidad  por  un amplio elenco de la clase política.

Pues tal correlación  aparte de desafortunada,   es un intento absurdo de  equiparar la  repercusión de una reprobable picaresca  con el efecto demoledor   de la corrupción institucional, una perversión que salpica  a la casi  totalidad  de las formaciones  políticas; en el contexto de un  complejo ensamblaje que además de poner  en cuestión la debilitada credibilidad  de los representantes públicos,  pone en tela de juicio la estabilidad del propio sistema,   por la alarma social y  el perjuicio añadido que mas que una leyenda negra  convierte a la corrupción en un  problema trascendente y la segunda preocupación  de los ciudadanos .

El grado de deterioro que  vive el país,   instituciones, representantes y demás acompañamiento,  hace pensar que aquella transición de la dictadura a la democracia, aquel proceso definido como  modélico y homologable a  cualquier democracia consolidada,   no fue mas que un alarde publicitario, un trámite de autocomplacencia, en síntesis,   a juzgar por los hechos mas que el logro de una conquista de transformación  social  fue una prorroga de los peores hábitos del régimen absolutista precedente.

Un régimen democrático   que se precie,   no puede a ningún efecto   ser relegado a un segundo plano  de  su propia esencia, siendo inadmisible   que  mientras  es cuestionada la voluntad popular, las organizaciones políticas que debieran cumplir la función de garante de las demandas de sus representados,   lejos de actuar en consecuencia  acatando  el mandato electoral, opten  por la reproducción de una segunda  dictadura,   con la única finalidad  de dejar a buen recaudo las   ventajas de las  organizaciones de pertenencia,   la de sus bases militantes y demás allegados, implantando al efecto un sistema de captura de rentas  donde el interés particular  de sus objetivos  se sitúa  por encima del interés general de  la colectividad.

Otra de las razones que demandan la renovación integral de la cúpula política, es sin duda, poner fin a la interminable historia de la turbia financiación de los partidos políticos

Estas practicas poco ortodoxas aparte de un exponente expresivo de la tendencia política a la corrupción,   es un referente inequívoco  del malestar que produce la indignación, y el caldo de cultivo apropiado  para  que  una nueva generación   con diferente compresión política y mentalidad  renovada sea capaz de hacer posible  cambio necesario  a través de la puesta en marcha de otra    transición, que  en buena lógica, deberá  implementarse con la  necesaria  reforma  de la constitución  para adecuar su contenido  al desfase  causado por la  prolongada temporalidad de   su vigencia  y  la necesaria adecuación a los nuevos tiempos.

Otra de las razones que demandan  la renovación integral  de la cúpula política, es sin duda, poner fin  a  la  interminable historia  de la turbia  financiación  de los partidos políticos, que en si misma, por su carácter estructural es  el río revuelto  que concentra los  mayores casos  de corrupción política  y cuya erradicación   se antoja harto difícil  por la dificultad que conlleva   el desmantelamiento   de un complejo entramado; de  la mentalidad  de los  presuntos implicados que a pesar de la connotación con el delito, defienden  sus excesos como forma  habitual de hacer política .

De ahí que  no baste en exclusiva con una  metamorfosis  de renovación de cuadros, pues  no podemos  olvidar  que la financiación irregular de los partidos es tan antigua como   la instauración de la democracia y  su  potenciación hemos de buscarla  en la mala praxis  de  los propios políticos  y sus organizaciones de pertenencia; en razón a su proclive  tendencia  a desarrollar  su actividad en  la  contraposición jurídica, y así dejar  la puerta abierta al chalaneo y el tráfico de influencias

Por tanto es obligado tomar conciencia, asumiendo, que  la única finalidad de la corrupción  política es acumular poder económico,   y en razón a ello, su continuidad solo traerá consigo la  prórroga  del desprestigio  político   y la destrucción de la democracia


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
12863
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.