Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

La vecina del primero

06/12/2011 05:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay organizaciones políticas cuya estabilidad interna equivale a un estado de convulsión permanente, y tras esa agitación, siempre asoma el afán de protagonista y las vanidades de los líderes devaluados

Le roía el genio, pero en pleno proceso de la campaña electoral resultaba altamente arriesgado, y sobre todo, sería poco asumible por las bases del partido que la infatigable lideresa Esperanza Aguirre, marcase nueva impronta a través de alguna de sus diatribas características, pero a la condesa consorte, le fue poco el tiempo postelectoral y cuando por lógica debiera estar relajada por el éxito alcanzado por su formación política en las urnas, la presidenta del PP de Madrid, mandamás de la planta primera del número 13 de la madrileña calle de Génova, en una de sus frecuentes reacciones con marchamo de ovarios, con encerrona incluida, dio rienda suelta a su impetuosa autoridad y sin contemplación fulminó del cargo a quien e otrora fuera uno de sus más directos colaboradores y hasta este miércoles el secretario General de la asamblea de los populares de la villa y corte, Francisco Granados.

Pero esta decisión no tiene que considerarse como una sorpresa inesperada, por cuanto, los desencuentros entre ambos no son cosa de la actualidad más reciente, toda vez que vienen precedidos de un paulatino alejamiento que se inicia cuando ganadas las elecciones autonómicas de 2011, la presidenta, prescinde de su servicio para funciones de gobierno, decisión marcadamente traumática para quien aspirando a las más altas esferas, veía venir abajo un exitoso historial político que durante ocho años continuos había labrado en la cúpula del ejecutivo ostentando diversidad de carteras del gobierno.

El verdadero detonante de la entrada en desgracia de Granados, fue la pérdida de confianza, que para la presidenta, representaba el hecho que un incondicional histórico de su órbita, intercambiase el culto a su persona por una aproximación a las tesis de la dirección nacional del partido que lidera Mariano Rajoy. Esto resultaba ser una afronta imperdonable para alguien que como la mandataria madrileña, fundamenta la fidelidad política, no en atención a asunciones ideológicas, sino en el acatamiento disciplinario a su ordeno mando y hago saber que caracteriza su ejercicio de autoridad en correspondencia a su egocentrismo contradictorio, capaz de ampararse en justificaciones de renovación de su staff, mientras que ella, se arroga el rango de imprescindible a perpetuidad.

Este Reducto de los conservadores de Madrid con su gobernanta al frente, por su proceder, formas y hábitos representan ser el exponente mas duro y arcaico de la derecha española, con el agravante de tener a gala tal condición, con la incongruencia añadida de seguir reivindicando un papel de jerarquía representativa preferente, sin asumir que la nueva realidad de los gobiernos autonómicos y los resultados electorales del 20N, de una parte ha variado los rangos de relevancia por el principio de equivalencia, y de otra, ha determinado de forma incontestable el nivel jerárquico de los actuantes políticos en donde la figura de Rajoy es el referente.

Parece que tras la corta temporalidad de una atípica calma amenaza con desatarse una nueva tempestad aguirreña, lo que ocurre, que ahora la previsión de sus perjuicios son diametralmente opuestos a los de etapas anteriores, pues los hipotéticos referentes de afección han enraizado estabilidad, y por tanto, fortalecido su firmeza, amenazando el efecto bumerang como riesgo resultante, que puede perjudicar en exclusiva, a la propia promotora y a su entorno de colaboradores de confianza.

El cese fulmínate de Granados, contrariamente a lo expresado por la artífice causante, nos es un ejercicio de transformación en razón a nuevos tiempos y a una renovada situación política que demanda un vuelque y un espíritu de colaboración con la dirección nacional del partido, y el exponente de tal contradicción, lo representa el nombramiento en sustitución de la vacante de la secretaría general, cuya adjudicación recayó en su fiel escudero Ignacio González, a quien la dirección nacional del PP no ve con buenos ojos, y por tanto no resulta ser el exponente más idóneo para establecer la cacareada avenencia . En todo este plan de la lideresa madrileña se vislumbra una estrategia cuya táctica tiene por objetivo cerrar el acceso a los candidatos concurrentes que intenten disputarle su continuidad como presidenta del PP de Madrid cuyo congreso determinante se celebrará el venidero congreso de la comunidad .

De cualquier modo doña Esperanza debiera tener presente que ya pasaron aquellos tiempos que en la sede de Génova se bailaba el chotis en exclusiva, ahora la danza atiende a un folclore múltiple y variopinto.


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
4758
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.