Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

La disyuntiva de por quién votar

03/06/2016 07:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Después de la intromisión urdida por las élites del neoliberalismo en la malograda conformación de Gobierno, el resultado de los nuevos comicios debe ser concluyente, facilitando sin ingerencia que la voz de las urnas sea quien ejerza el papel protagonista

Somos el segundo país mas desigual   de  la comunidad europea  y si las urnas no lo remedian  vamos camino de prorrogar esa tendencia hacia el  declive total,   al menos  así puede ocurrir si en el  fragor  de la batalla  electoral  nos dejamos embelesar  por  quienes ahora  se atribuyen capacidad  para  sacarnos  del laberinto después  de tener en su haber  la exclusiva  responsabilidad  de  ser  los causantes de habernos conducido hasta el   mismo.

Siendo por eso que si los votantes renuncian a  tomar  patrón de sensatez  y se dejan conducir    por el hábito electoral  de votar a los de siempre, declinando  reflexionar sobre  los efectos repercutidos de sus  políticas en contraste con la oferta electoral de sus  contendientes, además de  demostrar  no haber  aprendido nada de los errores del pasado,  estarán   manifestándose   contrarios a corregir la  equívoca dirección  impuesta en el tiempo a través de las  funestas políticas que nos  condujeron a la crítica situación en la que se encuentra el país 

Una actitud que por inadecuada  dificultará la entrada en escena al cambio necesario,  facilitando así con su cómplice conducta que persista  el estado  de  deterioro  y  que lejos  de toda mudanza las cosas  mantengan su continuidad

Tomando pulso a la realidad, es fácil constatar  que el fracaso del credo neoliberal  en nuestro país y la repercusión  de sus políticas de austeridad   han  impedido articular una salida a la actual situación de estancamiento económico y recesión, de ahí que favorecer electoralmente  la consumación de  este gran despropósito además de una dinámica peligrosa para garantía del interés general, presupone, refrendar como conveniente   la insensatez  de  asumir  que este formato de  capitalismo salvaje  resulta ser la solución  que nos sacará del abismo al que paradójicamente su propia mecánica   nos ha arrastrado.

Todo un cúmulo de despropósitos  que por su adversa influencia   obstaculizan   el establecimiento  de políticas  de crecimiento,  motivo que por frustrante  recomienda cara a las próximas elecciones generales,   alterar la actual tendencia  y refrendar en las urnas a quienes  contra el continuismo de lo demostradamente  inservible   apuesten  por propuestas alternativas de política económica con las que  configurar una  estrategia de cambio.

De ahí la existencia de argumentación sobrada para despojar de fiabilidad al PP y PSOE por su desleal proceder hacia la ciudadanía

Un nuevo estándar de funcionamiento,   que  además  de poner fin a la dinámica de recortes extensivos  habilite  la implementación  de reformas estructurales con las que  sentar las bases de un nuevo modelo productivo, pues en buena lógica,    lo que España necesita  es abandonar definitivamente el pernicioso austericidio para así poder posibilitar  con éxito    la transformación efectiva  de su economía  en línea  a  reducir el desempleo y la desigualdad.

Por tanto, a sabiendas  que los  promotores de la reforma del artículo 135 de la Constitución con su nefasta  decisión priorizaron el  pago de la deuda pública sobre cualquier otra rúbrica presupuestaria, y que con tal proceder, limitaron toda  posibilidad de llevar a cabo políticas económicas alternativas, ha de resultar obvio  que  la verdadera finalidad  de  aquella extravagante medida  no fue otra que avalar     la  doctrina neoliberal hasta sus últimas consecuencias y la justificación jurídica de los recortes acometidos  desde entonces contra el Estado social.

De ahí   la existencia de argumentación  sobrada  para despojar de  fiabilidad   al PP y PSOE  como artífices de tan turbia maniobra, tanto por el inducido efecto de su descalabro como por  el desleal proceder  hacia la ciudadanía; factores que desaconsejan  todo  apoyo electoral a ambas formaciones  por  sus probados vínculos de dependencia    con el dogma neoliberal  y su condición cautiva cara al mismo,   que les coarta llevar a término las políticas de crecimiento que la situación exige  como única  solución para salir de la estacada.

Por eso, afianzándonos  en que el paradigma económico  de la austeridad expansiva, aplicada en los  últimos años  ha perdido toda su relevancia teórica y empírica resultando altamente perjudicial  para la buena marcha de la economía, a la hora de decidir nuestro voto,   mas que hacerlo atendiendo a destellos mediáticos debiéramos  fijarlo en  atención a la  solvencia  y claridad entre los  programas de las fuerzas concurrentes, pues persistir otorgando  la condición de voto útil  al que prorroga la continuidad a  la política neoliberal,   ni favorece la resolución del problema  como tampoco facilita el obligado cambio de rumbo que la situación demanda.

Partiendo  que el voto marca la ruptura o la continuidad de la situación,  para reconducir el futuro del país, en todo caso, el apoyo electoral debe ser otorgado a quien sin ambigüedad ofrezca  un programa económico  alternativo a la situación de actual  fracaso, que  contenga directivas  fiables sobre  la diversificación de los sectores productivos, medidas para incrementar tanto el empleo, como las oportunidades educativas y la inversión pública además de una  reforma fiscal progresiva  y ponga punto final a las políticas  de  austeridad

 


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
3903
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.