Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lavozdenicaragua escriba una noticia?

El irresistible encanto del crecimiento autoritario

08/09/2013 14:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Edmundo Jarquín - El encuentro entre Ortega y los dirigentes empresariales del país ha sido, sin duda, el hecho más importante de la semana, y el mismo se presta a algunas reflexiones.

Gobernar por consenso es, sin duda, bueno. De hecho, son numerosos los autores y las obras que destacan que los resultados electorales establecen la "legitimidad de origen" de los gobiernos, pero que la "legitimidad de ejercicio" procede de la capacidad de auscultar y responder a las necesidades de la sociedad y que, al respecto, gestionar y establecer consenso con los diferentes actores es el mecanismo para renovar periódicamente la legitimidad de los gobiernos. Las políticas públicas son más eficientes, y por tanto una fuente de renovación de la legitimidad de los gobiernos, cuando responden a las necesidades de los diferentes sectores y eso solamente es posible a través del diálogo y la concertación.

Lástima, y francamente criticable, que Ortega, cuya "legitimidad de origen" es totalmente cuestionable por lo irregular y fraudulento de los procesos electorales, se limite a gobernar por consenso solamente en materia económica, y no siempre como el ejemplo reciente de la ley y Acuerdo de Concesión canalera, mientras que, en materia política, impone. No solamente impone, también reprime. Esa dicotomía no es deseable, ni sostenible. En el más celebrado libro sobre desarrollo económico del último año, "Por qué fracasan los países", de los profesores Acemoglu y Robinson, del MTI y Harvard, hablan del "irresistible encanto del crecimiento autoritario" y concluyen, por experiencia histórica ampliamente documentada, que ese crecimiento no es deseable ni sostenible. Y pareciera, como lo dije en una entrevista para el periódico digital Confidencial, que algunos de nuestros dirigentes empresariales han caído en ese "irresistible encanto del crecimiento autoritario".

Desde luego que también es positivo que Ortega, en esta nueva etapa, no "tropiece con la misma piedra", como se informa dijo en la reunión, y no cometa los errores de los años 80. El manejo macroeconómico responsable, de hecho la continuidad en el manejo macroeconómico de los gobiernos anteriores que tanto él critica, ha contribuido al crecimiento de los últimos años, que, además, ha sido también una continuidad del crecimiento que ya venía experimentando Nicaragua. Pero el caso es que ese crecimiento ha sido posible también por extraordinarias condiciones externas positivas, como los altos precios de todos nuestros productos de exportación y un largo período de dinero muy barato a nivel internacional. De hecho, en el marco de tan buenas condiciones internacionales, si Ortega gobernara democráticamente, el crecimiento hubiese sido muy superior.

Más sobre

Con Ortega los motores endógenos, internos, del crecimiento no se han fortalecido en la medida necesaria para que el crecimiento sea sostenible a un nivel adecuado. Ahora que se comienza a terminar parte del "viento de cola externo", como se ve en la caída de precios, como el café, y el alza de las tasas de interés, veremos cómo decae ese "irresistible encanto del crecimiento autoritario". Es ingenuo decir que los temas políticos deben olvidarse, como ha declarado uno de los empresarios. De hecho, el COSEP (Consejo Superior de la Empresa Privada), no lo olvida, y además de la agenda técnica económica ha presentado una agenda de gobernabilidad. Ortega, que es leninista, en absoluto se olvida de la política, porque como decía Lenin "la política es economía concentrada", y por eso no ha "tropezado con la misma piedra" y busca acuerdos con los empresarios. Claro, cuando le conviene y no hay choque con sus intereses empresariales. Y los empresarios tampoco se olvidan de la política cuando recurren al gobierno a reclamar o solicitar como concesión administrativa, o favor político, lo que la ley les concede como derecho.

Pero en la mencionada reunión surgió un tema político extremadamente peligroso. Ortega habló de constitucionalizar el consenso gobierno-sector privado. Eso es innecesario pues ya está constitucionalizado. Ya en la Constitución existe el Consejo Nacional de Planificación Económica y Social (CONPES) que es, precisamente, la instancia constitucional de concertación de las políticas económicas y sociales. Ortega sencillamente puso una trampa, para también hacer otras reformas constitucionales a su medida. Para eso alteró los resultados electorales y se recetó una mayoría calificada en la Asamblea Nacional, para reformar la constitución a su medida, y así no aparecer violándola como la ha violado. Los empresarios que se reunieron con Ortega harían un gran bien al país, y a ellos mismos, si declaran que no son necesarias reformas constitucionales para gobernar por consenso. Que basta cumplir con la Constitución y las leyes.


Sobre esta noticia

Autor:
Lavozdenicaragua (111 noticias)
Fuente:
lavozdenicaragua.blogspot.com
Visitas:
217
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.