Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Lerma Garay escriba una noticia?

Incidente en Monterey

08/04/2018 11:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un buque de guerra estadounidense en Monterey en 1840

En diciembre de 1826 el presidente estadounidense John Quincy Adams otorgó al neoyorquino James Lenox Kennedy  el nombramiento de cónsul de los Estados Unidos en un lugar muy distante de ese país, un caserío que apenas comenzaba a figurar en la Historia, el cual era llamado Mazatlán. Cuando el diplomático llegó a aquel lugar se encontró con que aquel puerto no eran más de treinta cabañas construidas con palo y hojas de palmeras. El jefe militar del lugar le procuró un lugar donde aposentarse y erigir ahí el primer Consulado de los Estados Unidos en Mazatlán.

En 1836 los separatistas del estado de Texas declararon su independencia de México y constituyeron lo que se llamó República de Texas, cosa que al gobierno mexicano no causó gracia alguna. Un año después, en 1837,  Lenox Kennedy fue sustituido por John Parrot. Para ese entonces  Mazatlán ya se había consolidado como el principal puerto del Pacífico mexicano y se comparaba a Valparaíso, Chile. Por esta razón buques de guerra de Estados Unidos zarpaban desde Boston o Nueva York y, en una travesía que duraba hasta seis meses, a menudo anclaban en las aguas mazatlecas. De aquí seguían su viaje hacia  la Alta California o el Reino de Hawai.

Debido a la independencia de Texas, en la Alta California todo  estadounidense era visto con recelo, como cómplice del movimiento texano y como un revoltoso capaz de declarar a California independiente de México. Aunque, en realidad, entre 1836 y 1837 el general Juan Bautista Alvarado se había declarado como Presidente de la Alta California.

El día 31 de marzo de 1840 llegó a Mazatlán el buque de guerra estadounidense «St. Louis», al mando de French Forrest. Entre la tripulación se encontraba un profesor de matemáticas de apellido Esterbrooke. En cuanto bajó a tierra el capitán Forrest fue informado que en un lugar llamado Monterey, de la Alta California, sin razón alguna el gobierno había encarcelado a un elevado número de extranjeros residentes de ese lugar, entre ellos un número indeterminado de estadounidenses.

 

En mayo siguiente el «St. Louis»   zarpó del puerto sinaloense rumbo a aquel lejano lugar. Forrest se había impuesto la misión de liberar a sus conciudadanos presos si no había causa para mantenerlos encarcelados o,   si eran culpables de delito alguno, obligar al gobierno a juzgarlos de acuerdo a la ley.

 

Semanas después, cuando el buque ancló en Monterey. Forrest narró que una noche ciudadanos británicos y estadounidenses habían sido sacados de su casa a la fuerza, que habían sido golpeados y tras ser engrilletados  fueron llevados a un lugar desconocido; además sus propiedades habían sido confiscadas.

 

El capitán Forres envió un oficio al gobernador Alvarado intercediendo por sus conciudadanos; éste le respondió aduciendo que se trataba de sospechosos de instigar a la independencia de California de la República Mexicana. Luego  de infructuoso  intercambio de correspondencia, aseguró el militar estadounidense, el aterrorizado gobernador mexicano huyó del lugar.

 

Al final tanto estadounidenses como británicos fueron liberados y Forrest recibió, de parte de todos ellos,  un reconocimiento y agradecimiento por escrito por haberlos liberado.

 

Antes de que el «St. Louis»  zarpara el capitán French Forrest ordenó  al oficial E. . Easterbrook, el profesor de matemáticas, aposentarse en Monterey y fungir como cónsul de los Estados Unidos en Monterey vigilando los intereses de su país. Posteriormente le llegarían al nuevo diplomático nuevas órdenes.

 

Así, en aquella costa del Pacífico mexicano, desde Mazatlán hasta California, poco a poco Estados Unidos acomodaba las piezas para la invasión, pero en la Ciudad de México ni  Anastacio Bustamante ni Antonio López de Santa Anna, Nicolás Bravo o Francisco Javier Echeverría comprendían la situación

El 5 de julio de 1840 los cañones del «St. Louis» saludaron de nuevo la bandera mexicana desde las aguas de Mazatlán, partiendo de aquí el día 20 rumbo a Sudamérica.

 

.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Lerma Garay (105 noticias)
Visitas:
5310
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.