Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Impostura

20/12/2020 11:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde su origen la cúpula de Podemos malversó su finalidad política presentándose ante la sociedad como un partido “transversal” y sin concreción ideológica, al solo efecto de enmascarar su plan comunista y encubrir la radicalidad de sus postulados

El próximo enero hará un año que el Congreso otorgó su confianza al socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, refrendo que dio paso a la formación del primer Ejecutivo de coalición del régimen del 78 que no tenía precedentes desde la Segunda República. y en el que la formación de Pablo Iglesias se estrenaba en las instituciones del Estado con la dirección de varios ministerios.

Esta fue la única opción aceptada por los miembros de la dirección podemita para salvar metafóricamente los muebles, y así quitar hierro a sus repetidos fracasos en las urnas, aún cuando para la coalición con los socialistas hubieran de aparcar lo defendido ante los electores y adoptar como propio el continuista programa neoliberal del PSOE

Al formar parte de un Ejecutivo con motor económico neoliberal asumieron aspectos relacionados con la competitividad, el déficit o el artículo 135 de la Constitución, renunciando de esa manera a tocar las bases del sistema cuestionado en el 15 M, lo que supuso una renuncia a todo aquello que se empezó a forjar a partir de 2011, y por tanto, a todo intento de llevar a cabo sus proclamadas políticas de transformación, y todo, como contrapartida a hacerse con unos ministerios que fueron vaciados de contenido antes de su asignación.

Que PODEMOS secunde con su participación al neoliberalismo del PSOE, no solo le convierte en garantizador activo de las citadas políticas sino también en renegado de su propio ideario; cosa distinta hubiera sido utilizar su representación para condicionar su apoyo de investidura al establecimiento de reglas específicas que garantizasen el seguimiento y control del Ejecutivo socialista.

Realmente la verdadera finalidad de integrarse en el Ejecutivo, fue utilizar el poder para revertir su devaluada tendencia electoral que pasa su peor trance desde que concurrieran por primera vez en 2015, y que inició su declive cuando desde su bisoñez política Pablo Iglesias optó por reemplazar la indignación que bullía en las nuevas generaciones de votantes por la fusión con la izquierda poscomunista convencional (IU), pues tal circunstancia hizo desaparecer el carácter transversal del Podemos genuino y tal mutación indujo una fuga de electores que no se identificaban con la izquierda radical ni se reconocían en la nueva amalgama, lo que situó para siempre a la formación morada por debajo del 15% del electorado. con riesgo de recortar su espacio hasta el techo histórico de IU.

De persistir en la actual tónica, Podemos elevará su irrelevancia hasta el extremo de no servirle al PSOE para completar los números necesarios para la formación de Gobierno

En el actual contexto más que recuperar el vigor electoral perdido, su entrada en el Gobierno agravará su debilidad en las urnas por ser regla extendida que los socios minoritarios de las coaliciones mas allá de sus logros resultan mal parados electoralmente e incluso fagocitados por el socio principal; circunstancia que en el caso presente se hará más probable por la relación de avenencia establecida con ERC o EH Bildu cuyo desenlace puede ocasionarle un coste añadido en Cataluña con unas elecciones a la vista, y un trasiego de electores en el País Vasco.

Los últimos estudios demoscópicos vienen a confirmar los peores augurios para la formación morada, pues mientras los resultados refuerzan con 3 escaños mas la posición del presidente del Gobierno tras su primer año en Moncloa el previsible pinchazo del grupo capitaneado por Pablo Iglesias sería de tal calibre que se dejarían atrás más de tres puntos porcentuales respecto a 2019, pasando de un 12, 8% a un 9, 1% lo que supondría una pérdida de 11 escaños, es decir que pasaría de los 35 actuales a 19 diputados.

Un descalabro de los 'morados' que coincide a efectos demoscópicos con el pulso que Unidas Podemos mantienen dentro del Ejecutivo en relación con medidas económicas y con su litigio estratrégico contra la monarquía., que de persistir elevará su irrelevancia hasta el extremo de no servirle al PSOE para completar los números necesarios para la formación de Gobierno.

Tras el abandono masivo de sus defraudados inscritos, Podemos solo es un proyecto extinguido con el extinguido comunismo como seña de identidad en el contexto de una transformación anacrónica, consistente en la fusión orgánica con el PCE e IU desde la verticalidad más absoluta, lo que viene indicar la proximidad al punto final de su recorrido político.

Malos tiempos se avecinan para el futuro podemíta!


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
9527
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.