Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lavozdenicaragua escriba una noticia?

El Himno Emocional de Nicaragua

07/07/2013 03:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageCon motivo de la celebración de los 70 años de nuestro cantautor por excelencia, Carlos Mejía Godoy, estuve esta semana en el Teatro Rubén Darío para una suerte de memoria musical de su producción, sin duda una de las obras culturales más importantes de Nicaragua en el último siglo.

Como era previsible, la velada terminó con todo el público de pie -y el escenario poblado de los Mejía Godoy, incluyendo a Luis Enrique, Perrozompopo, Carga Cerrada, Cuneta Son Machín, y, desde luego, Norma Elena Gadea-cantando "Nicaragua, Nicaragüita". Me acordé, entonces, en medio de ese ambiente crispado de emociones, que Sergio Ramírez dijo que él "cambiaría el himno nacional, que tiene una letra pobre y mala, por Nicaragua, Nicaragüita". Creo que muchos acogeríamos entusiasmados la propuesta de Sergio, y mientras tanto, sin autoridad para semejante cambio, podríamos entender a "Nicaragua, Nicaragüita" como nuestro Himno Emocional.

A confesión de parte....

Uno de los más altos funcionarios económicos del gobierno de Ortega dijo que no podía opinar sobre el Acuerdo Marco de concesión canalera a favor del ahora conocido empresario chino, Wang Jing, porque el mismo estaba en inglés y él no entiende ese idioma.

Franca confesión que subraya al menos dos aspectos:

Primero, ¿cómo aprobaron ese Acuerdo los diputados orteguistas, la mayoría de los cuales tampoco entienden inglés?

Segundo, ¿cómo firmó ese Acuerdo el propio Ortega, quién tampoco entiende inglés?

Entre las muchas, muchas causas de nulidad de todo los aprobado y firmado, la mencionada no es una menor.

Biotecnología

En buena hora el Consejo Nacional de Universidades (CNU) ha informado del establecimiento de una Maestría en Biotecnología.

Son apabullantes en número y argumentos los estudios que demuestran que los países exitosos son aquellos con sistemas educativos que privilegian el estudio de las ciencias y el dominio de las modernas tecnologías. Se menciona, al respecto, el caso de los países asiáticos. Corroborando esto, recién estuvimos en la graduación en Estados Unidos de nuestro hijo menor, y me llamó la atención que la casi totalidad de los estudiantes de origen asiático, americanos y no americanos, se estaban graduando en carreras vinculadas a las matemáticas y las ciencias naturales.

Desde luego que los estudios humanísticos tienen, a su vez, la inestimable importancia de que a partir de su conocimiento es que se organizan social y políticamente los países, y difícilmente un país exitoso desde el punto de vista tecnológico y económico puede seguir siendo exitoso indefinidamente si no está organizado exitosamente en sus relaciones sociales y políticas.

Con el anuncio de la Maestría en Biotecnología también se informó que se concederían algunas decenas de becas para estudiantes de la misma. Esperemos que esas becas se asignen en base al mérito académico y no al mérito político-partidario, porque de lo contrario estaremos formando robots biotecnológicos, que resultaría más barato comprarlos, y no ciudadanos, que no se venden.

Frente a la doble moral, la moral

La decisión de algunos gobiernos europeos de suspender el permiso de sobrevuelo y aterrizaje al avión oficial del Presidente de Bolivia, poniendo incluso en riesgo su vida, por la sospecha que en el mismo viajaba el ex espía de la Agencia Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos, Edward Snowden, ha violado abiertamente las normas del derecho internacional y es sencillamente repudiable. Los delitos en un país, por grande que sea, no pueden perseguirse violando el derecho internacional.

A su vez, también es repudiable la doble moral de gobiernos como el boliviano, el ecuatoriano, el venezolano y el de Ortega, que se han apresurado a condenar el hecho, mientras restringen y acosan en sus países la libertad de expresión, y en los cuales si un empleado filtrara secretos de Estado también enfrentaría graves consecuencias. En su doble moral estos gobiernos, mientras por un lado celebran la actitud de Snowden, por otro le niegan el asilo.

La doble moral debe enfrentarse con moral, no con doble moral.

Tapaboca

Según el diccionario de la Real Academia Española, por tapaboca coloquialmente se entiende la "razón, dicho o acción con que se hace callar a alguien, especialmente cuando se le convence de que es falso lo que dice".

Pues bien, un tapaboca ha puesto Roberto Artavia, ex Rector del INCAE (Instituto Centroamericano de Administración de Empresas) a algunos apologistas del gobierno de Ortega que se han dedicado a justificar la forma anormal, ilegal, precipitada y deshonrosa de la concesión canalera con un falso argumento de "eficiencia" de la negociación. De conformidad con este argumento "eficientista" -como si la eficiencia deba ser ajena a la moral- la forma en que Ortega negoció la concesión del canal era la única posible para evitar debates y leguleyadas. Como es el mismo argumento en base al cual se justifican los gobiernos de mano fuerte, autoritarios, esos apologistas mejor deberían decir que están de acuerdo con la forma como actuó Ortega porque sencillamente, y no tienen que dar razones explicativas, les gusta el gobierno de Ortega.

Como se sabe, el ex Rector del INCAE es un reconocido experto en temas de negocios, logística y negociaciones. En entrevista con Carlos Fernando Chamorro, publicada en "Confidencial", dice:

"Una concesión de cincuenta años, prorrogables a cien, no tiene sentido en este momento por varias razones:

a) Si el proyecto no ha sido definido en forma final, por qué precipitarse a darle cincuenta años. Suponiendo que el proyecto tenga sentido técnico y de mercado, el plazo de una concesión se define en función de los flujos necesarios para recuperar la inversión y dar una ganancia razonable. No hay por qué predefinir el plazo a menos que la intención sea darle beneficios a los socios más allá de lo necesario.

B) Como el proyecto no ha sido demostrado como factible, al adelantar el plazo de la concesión, se está perdiendo capacidad de negociación. Si ya la concesión fue otorgada no se podrán negociar plazos, tarifas, compromisos ambientales y sociales y, en fin, docenas de temas que se negocian antes de adjudicar y que se usan para conseguir las mejores condiciones para el país.

C) Entregar una concesión a una empresa que no fue evaluada competitivamente con otros oferentes es perder insumos valiosos del proceso de concesión. En una licitación de esta magnitud, ni siquiera es necesario entregar todo a una sola empresa, se pueden optimizar valores dividiendo el proyecto en sus partes valiosas. Y hay otras razones, pero creo que ante lo ocurrido es indispensable saber qué objetivos persigue el gobierno al "entregarse" antes de tiempo y en esta forma".

Un verdadero tapaboca, que lo lamentamos por el daño que con esa concesión se estaría causando a Nicaragua.

- See more at: http://www.confidencial.com.ni/articulo/12639/el-himno-emocional-de-nicaragua#sthash.oLmw85lR.dpuf


Sobre esta noticia

Autor:
Lavozdenicaragua (111 noticias)
Fuente:
lavozdenicaragua.blogspot.com
Visitas:
188
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.