Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mi Compañero escriba una noticia?

Enuresis: Como tratarla

02/12/2012 03:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aunque puede ser que no todos nos acordemos de ello, todos en algún punto de nuestras vidas hemos "mojado la cama" o nos hemos orinado mientras dormimos. Claro, esto ha sucedido especialmente cuando éramos niños. En esta edad esta es una situación normal, puesto que aún no tenemos control absoluto de nuestros esfínteres o por que no controlamos demasiado nuestra ingesta de líquidos. Sin embargo, cuando esto se hace frecuente y los padres no saben qué hacer para evitar esto, entonces esto se convierte en un problema. En Enuresis: Como tratarla , tocaremos un problema que muchos padres de familia conocen, pero que si no se trata puede llegar a presentarse hasta entrada la adultez; hablamos de " mojar la cama ".

Es probable que muchos padres no estén familiarizados con el término enuresis . Sin embargo, tienen pleno conocimiento de lo que este implica, aunque de una forma mas empírica que técnica. Se denomina enuresis nocturna a la incontinencia urinaria intermitente, que se produce durante el sueño.

No es necesario explicar mucho los inconvenientes que esto provoca. En primer lugar, para el niño, significa la interrupción de un proceso necesario y clave para su desarrollo, como lo es el sueño. El consejo de que los niños deben dormir por lo menos unas 10 horas, no es azaroso. Tiene mucha utilidad especialmente porque el sueño es un proceso importante para el desarrollo del cerebro en la niñez. Esta demás decir, que la interrupción sistemática del sueño, debido que el niño "moja la cama", puede ser perjudicial para el desarrollo del mismo.

Para los padres también es inconveniente, aunque por razones más logísticas, como por ejemplo tener que lavar la ropa del niño y la ropa de cama, y además tener que limpiar la cama misma, la cual es bastante difícil de limpiar.

Pero, para los padres también es preocupante, no solo por el trabajo extra que crea, sino, por que orinar la cama, no es un acto socialmente aceptable después de un tiempo. Especialmente, cuando se estima que el niño está lo suficientemente grande, como para tener control de sus esfínteres.

Como ya dijimos, que el niño orine la cama no es una situación que los padres desconozcan. De hecho, es bastante común. Ante esto se podría creer entonces que todos los niños padecen de enuresis nocturna . Sin embargo, no es así. La enuresis puede ser un trastorno bastante específico, que los mismos padres pueden diagnosticar.

La enuresis se puede diagnosticar según los siguientes criterios:

  1. La edad en que se dan los episodios enuréticos: El " mojar la cama ", como ya hemos mencionado, es normal durante la niñez –especialmente en la primera infancia, de los 2 a los 4 años-. Pero cuando estos episodios se dan después de cierta edad, la lógica nos dicta que algo está mal. Y de hecho hay que hacerle caso al instinto. Si el episodio se da después de los 5 años –esta es la edad en la que ya se tiene control total de los esfínteres. Aunque en los varones se puede prolongar hasta los 6 años de edad-, se puede pensar ya en enuresis nocturna .
  2. La frecuencia de los episodios enuréticos: Esta claro que si el episodio se da una sola vez después de los 5 años y no se vuelve a repetir, no se puede diagnosticar una enuresis nocturna . Por supuesto si se dan más de un episodio en poco tiempo, si se puede sospechar de este mal. Aunque en realidad no existe consenso en la frecuencia específica que indique la enuresis -puede ir desde 1 vez a la semana hasta 4 veces a la semana-, siempre y cuando el episodio se repita más de una vez, podemos hablar de enuresis . También es razonable individualizar los casos; si la enuresis se presenta solo una vez al mes, pero se da en un joven de 16 años, estamos frente a una anomalía que debe de ser revisada.

Estos son los dos criterios más importantes para diagnosticar enuresis . Sin embargo, se hace necesario establecer cuál puede ser el motivo de aparición. En este caso, podríamos diferenciar tres tipos de enuresis .

  1. Enuresis funcional: En este caso, la única razón por la cual se presenta la enuresis , es porque el niño aún no ha logrado alcanzar el control de los esfínteres. Puede ser que la edad del niño este por encima de los 5 años. Sus procesos cognitivos, emocionales y de aprendizaje son normales. Su única disfunción es no haber conseguido el control de los esfínteres.
  2. Enuresis orgánica monosintomática: En este caso estamos hablando de que el niño puede haber conseguido ya el control de los esfínteres, pero por alguna razón se sigue presentando la enuresis . En este caso no se puede encontrar un origen médico para la presencia de este. Usualmente el origen de esta enuresis , es psicológica.
  3. Enuresis orgánica no monosintomática: En este caso las causas de la enuresis pueden ser explicadas por patologías en las vías urinarias del niño, aunque no se excluyen las causas psicológicas de la misma. Es decir, se pueden presentar las causas médicas y psicológicas al mismo tiempo.

Existe una segunda clasificación, más tradicional:

  1. Enuresis Primaria: En esta caen los casos en donde el niño no ha tenido un periodo seco, es decir, un periodo sin presentar micción durante la noche, durante un fase de 6 meses. Aquí puede apilarse la enuresis funcional.
  2. Enuresis secundaria: Aquí se presentan los casos en donde el niño ya ha tenido periodos secos durante un ciclo considerable, es decir, alrededor de 6 meses o más, pero luego recae y vuelve a orinarse en la cama o en periodos nocturnos.

Ya hemos inferido algunas hipótesis que plantean la causa de la enuresis nocturna , como es el caso de la falta de control en los esfínteres o alguna condición médica subyacente. Sin embargo existen algunas otras hipótesis que cabe destacar, pues dependiendo de cuál sea el origen de la enuresis , el tratamiento puede variar de una u otra forma.

Existe la noción de que la principal causa de la enuresis , es la imposibilidad del niño de despertar, aunque la vejiga este totalmente llena. En todos los casos, cuando la vejiga está llena, se da lo que se conoce como contracción vesical. Estas contracciones durante el sueño alertan a la persona y la despiertan para que descargue el exceso de orina que tiene en su vejiga. Se cree que en el caso de los niños y de ese 1 o 2% de la población adulta, el sueño es tan profundo que el cerebro no reacciona ante estas contracciones, lo que inminentemente, obliga al organismo a descargar el excedente de orina, donde sea.

Desde un punto de vista más psicológico, se plantea la idea de que la enuresis es un problema de aprendizaje. La micción, tanto diurna como nocturna, es un proceso complejo con muchas fases y que requiere un entrenamiento correcto, para que el niño lo aprenda. En la mayoría de los casos, se aprende satisfactoriamente, pero en algunos casos este aprendizaje no se da bien y se presenta la enuresis nocturna .

Un último punto de vista en cuanto al origen de la enuresis , se da en si el niño ha vivido alguna experiencia traumática. Se ha determinado, que en casi todos los casos en los que niños han vivenciado experiencias traumáticas –violaciones, maltratos, accidentes, atestiguaciones de muertes, guerras, etc-, la enuresis se presenta como un síntoma recurrente, al igual que las pesadillas, el estado de ansiedad permanente y otros síntomas más típicos del trauma psicológico.

Aunque es muy poco probable –solo se presenta en un 1 a 2% de la población adulta-, la enuresis puede continuar o llegar a presentarse en la edad adulta. No es necesario, explicar lo traumático que esto puede ser. La interrupción del sueño, el estigma social y la imposibilidad de logar cualquier tipo de intimidad, con una pareja sexual, son solo algunos de los problemas a los que se enfrentan los adultos que padecen de este trastorno. Como ya dijimos, estos casos raros se dan debido a que la enuresis no ha sido tratada en la forma en que se debía. Fuera de esta razón, la enuresis en el adulto puede tener las mismas causas que la enuresis en niños –enfermedad subyacente, traumas, déficit en el aprendizaje de la micción o sueño muy profundo-.

Pero entonces, si mi hijo, o inclusive yo, presenta Enuresis: Como tratarla ? Pues la enuresi s tiene distintos tratamientos, dependiendo del tipo que sea. Es decir, no se puede tratar la enuresis primaria, de la misma forma que la enuresis secundaria o la enuresis funcional de la enuresis orgánica monosintomática.

El caso de enuresis más sencilla de tratar, es la enuresis funcional, dado que en este caso, solo toca enseñar al niño a despertarse al momento en que el este empezando a miccionar. Esto se puede lograr a través de un aparato conocido como el pipi-stop.

El pipi-stop, es un sistema de alarma ante la orina. Es un procedimiento basado en el condicionamiento clásico - proceso por el cual se entrena al organismo a tener una reacción natural producida por un estímulo, trasladándola hacia otro estimulo distinto, que antes del entrenamiento, no causaba ningún tipo de reacción- diseñado originalmente por Mowrer cuyo objetivo es que el niño se anticipe a la micción involuntaria por activación del reflejo durante la noche.

El sistema de alarma, es un dispositivo que hace sonar un timbre al humedecerse un interruptor eléctrico. El timbre se considera el estímulo independiente -estimulo del cual originalmente no se obtiene ninguna respuesta, pero mediante el entrenamiento, se espera que se obtenga una reacción especifica- del esquema de condicionamiento y ha de lograr la contracción del esfínter externo de la vejiga y despertar al niño por la noche para orinar en el inodoro.

El sistema de alarma permite que se condicionen las sensaciones de llenado de vejiga y la distensión del esfínter externo al timbre -es decir, el timbre cumple la función de las contracciones vesicales, que ya hemos explicado anteriormente-. El sistema de alarma por sí mismo no funciona, del mismo modo que repartir buenas novelas entre los analfabetos no facilita los conocimientos básicos de lectura y escritura. Sin embargo, dicho sistema de alarma, aplicado acorde con las leyes del condicionamiento, facilita el aprendizaje de manera que, el niño que está dormido en la cama, contraiga el esfínter externo de la vejiga y se despierte justo antes de iniciar la micción. Si se produce condicionamiento el niño contrae el esfínter externo y o bien se despierta justo antes de iniciar la micción o bien, alternativamente, distiende la vejiga y permanece durmiendo.

El sistema de alarma usado en las condiciones adecuadas al caso, permite al niño anticiparse al momento de la micción, despertar para ir al baño. Sin embargo, una vez logrado éste, la conducta de levantarse de la cama e ir al cuarto de baño resulta molesta y constituye un costo de respuesta importante que hay que mitigar con grandes dosis de reforzamiento (atención elogios, halagos y regalos por la conducta adecuada propia de los adultos: cama seca). Por tanto, después de n sesiones seguidas de cama seca, habría que continuar el tratamiento hasta asegurar el aprendizaje, ayudando a los padres a que manejen adecuadamente las contingencias de reforzamiento apropiadas al caso. Generalmente, como consecuencia del sobre entrenamiento, aumenta el número de días en que no se despierta para ir al baño por la noche, siendo capaz de aguantar hasta que se levanta por la mañana.

El pipi-stop, puede funcionar también, en caso de enuresis orgánica monosintomática en niños y adultos, siempre y cuando el origen de la enuresis sea el déficit de aprendizaje en la micción o el sueño profundo. En los casos en que su origen se deba a una enfermedad médica, lo mejor será visitar a un urólogo. En los casos en que la enuresis se origine debido a algún trauma, el tratamiento será totalmente distinto; y aunque se pueden utilizar técnicas de condicionamiento para eliminar la enuresis , usualmente se trata primero o se le da mayor prioridad, al trauma, y no a la enuresis , en el tratamiento psicológico.

Conclusión:

En Enuresis: Como tratarla , hemos visto lo que es la enuresis y como se puede tratar. La enuresis es en realidad un síndrome bastante tratable y superable con técnicas psicoterapéuticas. Solo en algunos casos –con enfermedades médicas subyacentes- se utilizan fármacos o procedimientos quirúrgicos. En más del 90% de los casos, la enuresis se supera. Por lo que deberás confiar en tu psicólogo para tratar esta afección. Recuerda que en micompanero.com estamos para escucharte y ayudarte a la luz de la psicología.

{loadposition firma_rdiaz}


Sobre esta noticia

Autor:
Mi Compañero (50 noticias)
Fuente:
micompanero.com
Visitas:
224
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.