Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Ellos, los políticos

11/02/2012 12:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si los mercados son los agitadores de la inestabilidad económica, la clase políticas con sus infectas actitudes, son los responsables únicos de obstaculizar la salida de la crisis

Nos tienen la horma tomada, y juegan a su antojo con la ingenua credulidad que tenemos depositada en ellos, por eso, cuando a través de su astuta seducción alcanzan el preciado trofeo del voto, entonces, en una meta morfosis de vértigo, sin tan siquiera guardar las formas, como palomo ladrón, cambian el talante sugestivo de quien precisa respaldos por la arrogancia inversa de quien impone su cargo, y así, la humildad la transforman en soberbia mien tras tiran la vergüenza al contenedor de los desperdicios.

Estos pro tag onis tas del tres al cuarto, vividores por cuenta ajena, a diario, circulan a toda velocidad a bordo de una credencial con marchamo institucional, alimentando sus ambiciones que no son pocas, con la rentable letanía de d efender los valores democráticos. Tapadera, blindada a través de una alianza de intereses que aglutina sin fracturas a la totalidad de siglas militantes, pues de la suculenta sopa boba, tanto comen conservadores como progresistas, nacionalistas o republicanos; socorrida coincidencia, por cuanto, los estómagos y las cuentas corrientes no tienen ideología.

Les trae al pairo el pare cer de la opinión pública, y por ello, esta prole campa a sus anchas sin inmutarse, cuando los ciudadanos, hartos de sus privilegios, les manifiestan su creciente desapego, anulando su referente como solución para convertirles en el tercer problema del país, después del paro y la crisis económica.

Sin duda, para mantener su status de influencia, a estos espabilados tan solo les preocupa prorrogar sine die su continuidad en el gremio, aunque para ello, tengan que desencadenar una depresión endogámica que impida la incorporación de miembros de reemplazo, y estos métodos, ponen de manifiesto que la inmensa mayoría de la cla se política, además de no tener capacidad para afrontar los grandes retos del país, tampoco tienen profesión ni futuro fuera del mundo político, es decir, nuestro porvenir está conducido por unos individuos desconectados de la sociedad civil, sin trayectoria profesional que les avale, lo que significa tener el destino en manos de insolventes.

Pero para mayor complejidad, entre maniobras y descréditos, utilizaron la democracia para pervertir la naturaleza de sus objetivos, admitiendo que los privilegios fuesen adheridos al cargo y revestidos de ética pública, y así, adjudicaron rango de normalidad a sus desorbitados sueldos y las abusivas dietas, mantuvieron inalterable el agravio entre cotización y monto de pensiones, etc., etc. Pero lo verdaderamente escandaloso es que estas prerrogativas no tienen justificación de respaldo a tenor de los deficientes resultados de su función política.

Nuestro porvenir está conducido por unos individuos desconectados de la sociedad civil, sin trayectoria profesional que les avale, lo que significa tener el destino en manos de insolventes

A estos indolentes repres entantes y a su camarilla de cómplices por designación, la crisis les pasa de refilón, pues su estabilidad no se ve afectada en lo más mínimo. Ellos no notan en sus carnes los demoledores efectos, no se les acaba la prestación por desempleo, ni les peligra el puesto de trabajo, y mucho menos se verán afectados por el desahucio de su vivienda, y mientras esos avatares hacen extensiva su afección amenazando con una quiebra social sin precedentes, ellos, que fueron coparticipes responsables del estallido de la crisis, ahora, no solo evaden responsabilidades de sus actos, sino que en un ejercicio de vergonzosa servidumbre se posicionan descaradamente a favor de los especuladores que motivaron la debacle.

Por más maquillaje que se pongan para camuflar su obscena conducta, la mayoría social del país, en una reveladora encuesta sociológica, sentencia, que España está siendo devastada por su propia clase política, a quien definen como, inútil, descarriada y fatídicamente incompetente; afirmando que los gobernantes son los directos responsables del paro, la situación económica, de su propio deterioro, unido a la corrupción y al fraude y todo ello como consecuencia, entre otras razones, de una deficiente gestión y un derroche exorbitante.

No estamos ante una opinión aislada, pues, es la ciudadanía quien ha hablado manifestando de forma contundente su rechazo a la recurrente fórmula de externalizar los orígenes de la crisis para encubrir los propios desatinos, y con su opinión, además de desautorizar lo actuado, están exigiendo la regeneración democrática como obligado punto de arranque para afrontar de forma solvente el gran desafío de reconducir a el país por la senda de la estabilidad y el progreso

Mientras esa premisa no se cumpla, resulta una obviedad que no se darán las condiciones de estabilidad necesarias para la reactivación, pues el lastre de la clase política, hará que las medidas tomadas se conviertan en un brindis al sol.

.


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
2924
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.