Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

El efecto dominó

07/01/2012 01:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mientras la clase política siga tomando por norma acudir en auxilio de los mercados con dinero público, exigiendo a la par, mayor esfuerzo fiscal del pueblo que le confió el poder, se mantendrá la crisis dual, la de gestión económica y la de gestión democrática

En razón a la estabilidad o desequilibrio de la economía del país, su masa social tiene mayor o menor capacidad para afrontar el esfuerzo fiscal que sus mandatarios fijan como obligaciones tributarias precisas, para satisfacer, los contraídos adquiridos con los mercados acreedores, o necesarios en su caso, para asegurar el funcionamiento y prestación de los deberes del Estado.

En buena lógica, el contraste de disparidad entre capacidad y necesidad, debiera considerarse como clave antes de establecer nuevas opciones impositivas o alterar al alza la fiscalidad de las existentes, pues una acción de gobierno que a efectos contributivos grave a quienes tienen agotado el límite de su capacidad de tributación, el único efecto que logran, es acentuar la situación de insolvencia de los afectados por merma de su poder adquisitivo y reducción del nivel de consumo. Esto es así por más que los políticos intenten camuflar la realidad individual del esfuerzo fiscal tras la mampara estanca de la presión fiscal, pues mientras el primero afecta directamente al bolsillo de los contribuyentes, la segunda es una variable entre la recaudación fiscal y el PIB, siendo sus oscilaciones compatibles con subidas o bajadas de impuestos.

Matizado lo anterior, he de manifestar mi desacuerdo con el nuevo inquilino de la Moncloa, quien una vez conseguida la meta de la Presidencia del Gobierno, toma camino de revisión declinando finalmente asumir como propia la teoría de Laffer, y así, ahora, su repetido discurso electoral de que la rebaja de impuestos introducía incentivos en la economía, se transformó en una declaración de intenciones, un criterio inútil, como lo demuestra la realidad de tener optado por la subida fiscal como único método generador del incremento de los ingresos del Estado, Autonomías y Ayuntamientos.

Claro que la paradoja no pasa desapercibida, por más que ahora, se intente justificar el cambio de posición argumentando que dichas medidas no estaban previstas y que su aplicación con carácter de urgencia obedece a la necesidad de establecer la complementariedad precisa para cuadrar el déficit real, que según se aduce, no fue precisado fielmente por el gobierno saliente que ocultó una grave desviación cuya realidad sitúa el cierre anual del sector público en un porcentual cercano al 8%.

Pues bien, conocida esa inesperada realidad, previo a cualquier toma de decisión, era obligado, además de considerar el referido objetivo europeo sobre la contención del déficit presupuestario, contemplar igualmente otros aspectos o factores determinantes sobre la salud socio económica del país, y así, precisar con rigor el techo o capacidad fiscal soportable por los ciudadanos.

La solución de nuestro país no reside en una elevación de sus impuestos sino en la creación de empleo y potenciación de la productividad

Para calibrar ese límite, obviamente, habría que poner en el otro plato de la balanza las particularidades negativas de nuestra realidad como contrapeso determinante del esfuerzo fiscal admisible; y en ese ejercicio de compensación, era requisito substancial considerar que las familias españolas son las segundas mas endeudadas de la eurozona, que el 21, 8% de sus hogares se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, que el mercado laboral en una gráfica de constante caída tiene superado el índice del 22% de desempleo. Conjugadas esas realidades que no antes, sería cuando el nuevo ejecutivo dispondría de los elementos de juicio necesarios, para hacer prevalecer la consecuencia sobre las exigencias de los mercados.

Contra esa extendida cantinela, alimentada desde foros políticos manifestando, que los residentes del país pagan pocos impuestos, es constatable que comparativamente con los países de su entorno, los españoles sufren una imposición mas severa, siendo buena prueba, que el esfuerzo fiscal soportado es superior a la media de la Unión- Europea, situándose el mismo por encima de países como Inglaterra, Alemania, Dinamarca, etc.

Si bien es cierto que nuestra presión fiscal se sitúa por debajo de la media europea, no es menos cierto, que tal circunstancia es consecuencia directa del desplome de la actividad económica, por ello, en ningún caso los defensores de nuevas subidas impositivas, debieran tener la absurda pretensión de asociar interesadamente recaudación fiscal baja con la apariencia de una baja imposición.

La solución de nuestro país no reside en una elevación de sus impuestos sino en la creación de empleo y potenciación de la productividad, y este que no otro, es el único método eficaz para elevar la recaudación y recuperar el equilibrio presupuestario. Es más, resulta inaudito apostar por una homogeneización sin contemplar la diferente realidad que caracteriza los estados miembros de la Unión, pues ello a nivel genuino causará un efecto dominó que tumbará las ya de por si escasas fichas que sostienen nuestra debilitada estructura económica.

Tan solo cuando mude el actual escenario de representación, frenando la especulación financiera a través de un esclarecimiento sobre el origen y naturaleza de la deuda y la entrada en escena de un impuesto sobre las transacciones financieras, este país se verá incapaz de alcanzar su reactivación


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
3366
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.