Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lavozdenicaragua escriba una noticia?

Dudas y escepticismo

17/06/2013 05:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imagePor Edmundo Jarquín - Con dudas y escepticismo ha sido recibida a nivel internacional la noticia del Gran Canal por Nicaragua.

Nadie duda, desde luego, que si el canal es factible y se llegara a construir, tendría un enorme impacto en el comercio mundial y, desde luego, en el desarrollo de Nicaragua.

La deseabilidad del canal no está, entonces, en discusión. Pero las dudas surgen en cuanto a la factibilidad del mismo, y consecuentemente en que se llegue a construir.

Son muchas las razones que alimentan las dudas y el escepticismo a nivel internacional. No pudiendo comentarlas todas en los límites de este programa, nos centraremos en algunas que han sido destacadas en publicaciones internacionales. La primera, y más importante hasta el momento, es la misma que tenemos los nicaragüenses: la carencia casi absoluta de información sobre la iniciativa, ya plasmada en una ley vergonzosa, del inconstitucional gobierno de Ortega.

El vocero de la empresa china beneficiaria de la generosa concesión orteguista, Ronald McLean, se ha encargado de fortalecer otra gran duda: el financiamiento del proyecto. Con las primeras noticias se especuló que el gobierno de China podría estar detrás del hasta ahora único dueño de la empresa beneficiaria, el misterioso Wang Jing. Si el gobierno chino estuviera detrás del proyecto, nadie pondría en duda que el financiamiento no sería un problema pues por grande que es la cantidad mencionada, cuarenta mil millones de dólares, está totalmente al alcance de ese gobierno. Pero resulta que McLean ha dicho que muy pronto recurrirán a los mercados privados de capital en Londres, New York, Tokio y otras grandes capitales financieras mundiales para buscar el financiamiento. ¿Alguien con dos dedos de frente puede creer que se encontrará inversionistas y financistas serios para algo que todavía no tiene estudios de prefactibilidad y menos aún estudios de factibilidad?

Para entender mejor lo anterior es útil saber que a Panamá le tomó cinco años realizar los estudios de prefactibilidad y factibilidad, sin incluir los diseños de ingeniería, de la ampliación de su canal, y eso con toda la experiencia y capacidad técnica acumulada con casi cien años de operación del canal. Y tuvieron que redimensionar hacia abajo el tamaño de la ampliación pues muy arriba de los cinco mil millones de dólares la misma ya no era rentable. Con ese antecedente, ¿cuánto tiempo tomará realizar los estudios del Gran Canal, para poder ir a los mercados internacionales de capital a buscar el financiamiento? Por eso la semana pasada dijimos que era poco serio decir que esos estudios estarían listos en un año o algo así. Y después habría que ver si los estudios demuestran que la operación es rentable.

"Quartz", una nueva publicación sobre economía internacional basada en New York, que muy rápidamente ha ganado prestigio por su calidad, publicó un artículo sobre la ley orteguista del Gran Canal, cuyo título -"Nicaragua todavía piensa que puede construir un canal mejor que el de Panamá después de 200 años de intentarlo"- resume las dudas que rodean a la iniciativa. Después de hacer un repaso por los diversos intentos que los nicaragüenses hemos hecho desde hace más de 150 años para construir el canal, la publicación concluye: "Si tomó décadas de sueños para que un canal llegará a ser una realidad en Panamá, creeremos en un canal (en Nicaragua) cuando lo veamos".

El sueño de dos siglos

En efecto, la idea de la construcción de un canal por Nicaragua data de inicios del siglo XIX cuando el gran científico alemán Alexander von Humboldt propuso seis diferentes rutas interoceánicas, pero favorecía la ruta por Nicaragua.

En las recomendaciones de Humboldt se basó Jeremías Bentham, uno de los intelectuales ingleses más influyentes en el quiebre del siglo XVIII al XIX, y padre de la escuela de economía conocida como "Utilitaria", para hacer al Parlamento Británico una elaborada propuesta para la creación de una compañía que se encargaría de construir el canal por Nicaragua.

Ciertamente, la posibilidad de un canal interoceánico por Nicaragua ahí ha estado, determinada por nuestra posición geográfica y nuestro gran lago, y en las condiciones tecnológicas de la navegación del siglo XIX, la ruta por el Río San Juan y el lago lucía la más factible. Y sobre esa posibilidad se ha soñado una y otra vez. Las escasas argumentaciones orteguistas defendiendo la onerosa ley que se aprobó hace dos días simplemente han recreado esos sueños que por cierto no han sido solamente de los nicaragüenses. Luis Napoleón Bonaparte, Napoleón III, ya derrocado y refugiado en Inglaterra, se los propuso a los británicos diciendo:

"La república de Nicaragua puede llegar a ser, mejor que Constantinopla, la ruta necesaria del gran comercio del mundo, y es destinada a obtener un gran nivel de prosperidad y grandeza....."

Como se ve, no es la primera vez que así se sueña. Mientras tanto, los nicaragüenses merecemos más información para saber si ahora podremos ir del sueño a la realidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Lavozdenicaragua (111 noticias)
Fuente:
lavozdenicaragua.blogspot.com
Visitas:
247
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.