Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Por qué deberías conocer el movimiento del Nuevo Pensamiento

07/07/2021 00:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageimage

image[Este no es un artículo con enfoque libertario precisamente, pero es informativo de tendencias que en el habla hispana no se han tenido muy en cuenta a la hora de evaluar la política americana contemporánea]

Históricamente, el evangelismo ha enfatizado la centralidad de la Biblia, la necesidad de confesar los pecados y la necesidad de la conversión personal. También ha subrayado que los cristianos deben cuidar a las víctimas de la sociedad.

El presidente Donald Trump adopta varias posturas políticas importantes para su base evangélica conservadora. Esto incluye el apoyo a la legislación de libertad religiosa y la exención de los evangélicos de las leyes que defienden los derechos de lesbianas, gays, transgénero y bisexuales.

Sin embargo, Trump no demuestra ninguna de las creencias que históricamente han caracterizado al evangelismo.

A diferencia de la mayoría de los evangélicos americanos, él no habla de la centralidad de la Biblia o, como Ronald Reagan y George W. Bush, de ser un cristiano "nacido de nuevo". Trump resume su fe diciendo que tiene una "gran relación" con Dios y que nunca ha cometido ningún pecado importante.

Como historiador de la religión americana, he estudiado un movimiento del siglo XIX conocido como Nuevo Pensamiento. Este movimiento ha dejado un legado importante.

¿Podría también ayudarnos a comprender la fe de Trump?

¿De qué se trataba el Nuevo Pensamiento?

El movimiento del Nuevo Pensamiento fue uno de los movimientos más notables que surgieron en el siglo XIX para ayudar a las personas a lograr una mejor comprensión de los misterios divinos, a través del poder de sus pensamientos. El término Nuevo Pensamiento significaba que los pensamientos de uno podían revelar secretos para vivir una vida mejor, libre de las limitaciones de las doctrinas o dogmas religiosos.

Frecuentemente asociado con un relojero de Portland, Maine, Phineas Parkhurst Quimby, el Nuevo Pensamiento propuso una serie de ideas filosóficas que se centraban en el poder de la mente para curar enfermedades.

Quimby creía que la causa de la enfermedad residía en la mente. Enseñó que si uno redirige los pensamientos de una persona, la enfermedad puede curarse. Quimby trató a varias personas que difundieron aspectos de sus enseñanzas.

Su alumna más famosa fue Mary Baker Eddy, fundadora de la Ciencia Cristiana, otro movimiento religioso que surgió en la segunda mitad del siglo XIX.

Finalmente, Eddy se distanció de Quimby, enfocando su movimiento en reformar lo que ella veía como errores dentro del cristianismo. Sin embargo, lo que Eddy compartió con el movimiento del Nuevo Pensamiento fue la creencia de que curar enfermedades estaba conectado con el poder de la mente para restaurar la salud.

En la década de 1890, el movimiento del Nuevo Pensamiento había desviado la atención de curar enfermedades. En cambio, se centró en el poder de la mente para crear el éxito material. El historiador Beryl Satter observa,

«Dado que el pensamiento humano tenía poder creativo, los pensamientos negativos se materializaron en situaciones negativas, mientras que los pensamientos espirituales pudieron formar una realidad positiva».

El énfasis del Nuevo Pensamiento en lograr la prosperidad personal se entrelazó con temas asociados con la Edad Dorada de finales del siglo XIX. La literatura popular, como las historias de Horatio Alger, se centra en cómo los niños pobres lograron el éxito material a través del trabajo arduo.

Nuevo Pensamiento y prosperidad económica

Un libro que ilustra el cambio del movimiento del Nuevo Pensamiento hacia la prosperidad individual es «En sintonía con el infinito». de Ralph Waldo Trine. Trine, un escritor y conferenciante popular, enseñó que la capacidad de uno para canalizar pensamientos positivos conduciría al éxito. Publicado en 1897, el libro vendió millones de copias y le ganó a Trine un gran número de seguidores, incluso del industrial del automóvil Henry Ford.

Trine enfatizó que la felicidad era en gran parte una cuestión de pensamiento positivo. Como señaló en su libro,

«Si uno se mantiene en el pensamiento de la pobreza, será pobre y lo más probable es que permanezca en la pobreza. Si uno se mantiene a sí mismo, cualesquiera que sean las condiciones presentes, continuamente en el pensamiento de la prosperidad, ponen en funcionamiento fuerzas que, tarde o temprano, los llevarán a condiciones prósperas».

En la década de 1920, el fenómeno del Nuevo Pensamiento se había dividido en numerosas organizaciones pequeñas. Sin embargo, su creencia de que las personas poseían una facilidad dada por Dios para cambiar su vida a través del pensamiento positivo se incorporó a la corriente principal del cristianismo.

El evangelio de la prosperidad

Las ideas del Nuevo Pensamiento sobre la felicidad y la riqueza individuales se ven sobre todo en un movimiento llamado el evangelio de la prosperidad.

El evangelio de la prosperidad se refiere a la creencia de que la fe religiosa puede conducir a la salud personal y la riqueza material. A principios del siglo XX, este movimiento describió a Jesús como una guía para el éxito económico. Indicativo de esta tendencia fue la publicación de un libro de Bruce Barton en 1925, «The Man Nobody Knows».

Un ejecutivo de publicidad y futuro congresista Republicano, Barton caracterizó a Jesús como el prototipo del ejecutivo de negocios moderno. Como Barton resumió la misión de Jesús,

«Él eligió a doce hombres de los niveles más bajos de los negocios y los forjó en una organización que conquistó el mundo».

La descripción de Barden de Jesús como un empresario exitoso destaca cómo las creencias del Nuevo Pensamiento de lograr la abundancia material socavaron el cristianismo ortodoxo. Como observa la historiadora Kate Bower, la salvación cristiana no se expresó

«Como un acto impuesto desde arriba por Dios, sino más bien como un acto de sacar el potencial de la humanidad».

Antes de la Segunda Guerra Mundial, los temas del Nuevo Pensamiento se integraron en un movimiento que el historiador Kevin Kruse llama «libertarismo cristiano». Este movimiento fue creado por líderes protestantes políticamente conservadores que se opusieron a las políticas económicas del New Deal del presidente Franklin Roosevelt. El libertarismo cristiano apoyó el mensaje de que la libertad ante el gobierno es una parte necesaria de la libertad bajo Dios.

Norman Vincent Peale y Trump

Norman Vincent Peale personifica la fusión entre el Nuevo Pensamiento y el libertarismo cristiano.

Peale era el ministro de la Marble Collegiate Church en Nueva York. Su mensaje enfatizó los temas del Nuevo Pensamiento que hablaron a muchos americanos ansiosos por una movilidad económica ascendente. Sus numerosos libros, incluido El poder del pensamiento positivo, ayudaron a difundir la popularidad de Peale.

El presidente Donald Trump cita con frecuencia a Peale como su principal influencia religiosa. Marble Collegiate era la iglesia familiar de Donald Trump y Trump se vio claramente afectado por la predicación de Peale. Como comentó en una reunión de Iowa en julio de 2015,

«Podías escucharlo todo el día. Cuando dejas la iglesia, te decepciona que todo hubiera terminado».

El mensaje de Peale se desvió significativamente del cristianismo tradicional. Haciendo eco de los temas de Ralph Waldo Trine, Peale argumentó que la creencia en un poder superior era esencial si uno iba a tener éxito. Dijo:

«Este tremendo flujo de poder es de tal fuerza que en su irrupción impulsa todo lo que se le presenta, expulsando el miedo, el odio, la enfermedad, la debilidad, la derrota moral, dispersándolos como si nunca te hubieran tocado, refrescando y fortaleciendo tu vida con salud, felicidad y bondad».

El mensaje de Peale fue inequívocamente nacionalista. Como escribe el historiador Christopher Lane, la idea de que Estados Unidos necesitaba un nacionalismo procristiano para evitar un ataque del comunismo ateo, era fundamental para el mensaje de Peale, y él se aferró a ella con celo. La identidad de Peale como vendedor de Dios para el pensamiento positivo era inseparable de su creencia de que sólo en una sociedad de libre mercado podría prosperar el cristianismo.

El cristianismo de Trump

Históricamente, el evangelismo ha enfatizado la centralidad de la Biblia, la necesidad de confesar los pecados y la necesidad de la conversión personal. También ha subrayado que los cristianos deben cuidar a las víctimas de la sociedad.

Yo diría que el cristianismo de Trump combina las ideas del Nuevo Pensamiento de los logros individuales con una visión de libertarismo cristiano. A diferencia de su mentor Peale, quien estuvo casado durante más de 63 años y vivió una vida libre de escándalos, el pasado de Trump incluye múltiples divorcios y relatos de adulterio.

Sin embargo, al igual que Peale, el cristianismo de Trump parece estar arraigado en la idea de que la debilidad o el fracaso personal no es una opción. La fe, en otras palabras, no se trata de nacer de nuevo o reconocer la necesidad del perdón de Dios. Para Trump, la fe se trata de ser un ganador.

Además, el excepcionalismo americano está en el corazón del cristianismo de Trump. Como dice el teólogo Stanley Hauerwas,

«El cristianismo en manos de Peale estaba más cerca de un conjunto de creencias que un seguidor podía inventar para satisfacer sus deseos. Trump ha adoptado esta estrategia y la aplica al país».

Este vínculo entre el cristianismo y el nacionalismo fue evidente en la toma de posesión de Trump cuando la ministra del evangelio de la prosperidad, Paula White, dijo en su invocación:

«Reconocemos que todo regalo bueno y perfecto viene de ti y que los Estados Unidos de América es tu regalo, por lo que proclamamos gratitud».

La afirmación de White parece coherente con la creencia de Trump de que el cristianismo es principalmente una fe sobre el pensamiento positivo y el patriotismo.

Entonces, ¿a dónde lleva esto a más del 25 por ciento de los americanos que se identifican como evangélicos? Esta pregunta debería ser de vital importancia.

FUENTE


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2333 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
2704
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.